Novedades

04-12-2020

Conjuntivitis Alérgica: Determinación de IgE

foto

Conjuntivitis Alérgica: Determinación de IgE

ige

La enfermedad ocular alérgica es una de las entidades más frecuentes en la clínica diaria y abarca una serie de síndromes en los cuales podemos mencionar:

. La blefaroconjuntivitis o dermatoconjuntivitis alérgica de contacto.

. La Conjuntivitis Alérgica Estacional (CAE) y Conjuntivitis Alérgica Perenne (CAP).

. La Queratoconjuntivitis Atópica (QCA) y la Queratoconjuntivitis Vernal (QCV).

. La Conjuntivitis Papilar Gigante (CPG).

La CAE o la CAP son las formas menos graves, causadas por diversos aeroalérgenos (los más frecuentes son los polvos domésticos (ácaros, hongos)), representan dos terceras partes de todas las enfermedades alérgicas oculares. Los individuos con CAE presentan síntomas durante la primavera, verano u otoño, y permanecen asintomáticos durante el invierno. Los pacientes con CAP presentan síntomas todo el año y se relacionan con ácaros del polvo y restos de epitelio de los animales.  Son procesos benignos, recurrentes que se caracterizan por picor, escozor, lagrimeo y secreción mucoacuosa. El prurito es el síntoma más frecuente.

La conjuntivitis alérgica involucra una reacción de hipersensibilidad tipo I (anafiláctica o inmediata o IgE dependiente) mediada fundamentalmente por los mastocitos.

La patogénesis incluye una fase de sensibilización o primera exposición al antígeno. Los sujetos alérgicos presentan un predominio de Linfocitos T Helper (LTH) tipo 2, secretores de citoquinas como IL4, IL13, que promueven el cambio de clase IgM hacia IgE o IgG1, junto con otras citoquinas. La IgE secretada, se une a los receptores de alta afinidad para la porción Fc de la IgE (RFceI) sobre los mastocitos, basófilos y eosinófilos.

La fase efectora se presenta la segunda vez que el alérgeno ingresa al huésped. El tiempo que demore el alérgeno en entrar en contacto con la IgE sobre los mastocitos, será el determinante del inicio de la sintomatología. Una vez que el alérgeno se une a dos IgE en la superficie del mastocito, provoca la agregación de los RFceI e inicia una serie de eventos intracelulares que conllevan a la movilización de Ca++ intracelular, necesario para la degranulación y liberación de mediadores inflamatorios preformados como la histamina, serotonina, heparina, etc. Todos estos mediadores generan la respuesta inflamatoria aguda y contribuyen a la quimiotaxis de eosinófilos hacia el tejido, responsable del daño tisular, denominada la fase tardía de la hipersensibilidad inmediata.

IgE2

La participación del laboratorio está dada en la detección de niveles de IgE sérica y en el órgano o tejido blanco. En casos dudosos, puede realizarse un prick test cutáneo (el 71% de CAP se positiviza a componentes del polvo doméstico y el 84% de CAE, a los diversos pólenes) y un test de IgE en lágrima, que está aumentado en ambos procesos. La IgE total en sangre aumentada >125UI/mL se encuentra en el 70% de estos pacientes al diagnóstico. La presencia de eosinófilos en el frotis conjuntival y la citología de impresión ocular son útiles para el diagnóstico de confirmación.

La QCV, QCA y la CPG son las formas más severas y se asocian a una respuesta inmunológica, con predominio de linfocitos T e implican reacciones de hipersensibilidad tipo I y IV.

La Queratoconjuntivitis Atópica es un cuadro poco frecuente que suele presentarse en el 5-40% de pacientes con dermatitis atópica. Existe un predominio en personas entre 20 a 40 años de edad y sexo masculino.

En la QCV y en la CPG se encuentran mastocitos en el epitelio conjuntival, pero al no haber mastocitos en la córnea, no se observan reacciones de hipersensibilidad tipo I sino reacciones de hipersensibilidad retardada IV mediadas por linfocitos o reacciones mediadas por células – tipo II o citotóxicas, así como reacciones de hipersensibilidad tipo III por inmunocomplejos circulantes que activan el complemento.

Los niveles de IgE están aumentados en plasma y lágrima, y puede observarse una moderada eosinofilia en pacientes con QCA.

La Queratoconjuntivitis Vernal  es también poco frecuente, representando 0.5-1% de los procesos alérgicos oculares y origina el 46 % de los procesos crónicos. Afecta a varones menores de 10 años y su prevalencia es mayor en climas cálidos y secos. Al igual que los demás síndromes, se encuentran niveles altos de IgE en plasma y lágrima.

Por último, la Conjuntivitis Papilar Gigante se asocia con el uso de lentes de contacto, prótesis oculares, suturas expuestas u otros cuerpos extraños. La reacción alérgica se dirige a los líquidos de conservación y desinfección de los lentes de contacto, también a hongos o bacterias que anidan en recipientes poco higiénicos o que se adhieren a lentes desgastados y/o usados por un período de tiempo superior para el que fueron diseñados.