Novedades

13-09-2020

La pandemia del COVID-19 ha perjudicado la salud

foto

La pandemia del COVID-19 ha perjudicado la salud

 co1a

  • Las estadísticas demuestran que las tasas de depresión, ansiedad y suicidio se encuentran en su nivel más alto a causa del COVID-19
  • Según los resultados de la encuesta publicada a fines de agosto, el 53 % de los adultos en los Estados Unidos dijeron que su salud mental "había sido afectada debido a la preocupación y el estrés por el coronavirus"
  • El 36 % informa tener problemas para dormir, el 32 % tiene problemas para comer, el 12 % informa un mayor consumo de alcohol o uso de sustancias y el 12 % informa un deterioro de los problemas de salud crónicas debido a la preocupación y el estrés. Las personas más afectadas son las que se refugian en casa, ya que el 47 % informan efectos negativos para la salud, en comparación con el 37 % de las que no se refugian en casa
  • Un estudio de los CDC encontró que el 40.9 % de los encuestados experimentaron ansiedad, depresión o síntomas de trastornos relacionados con el trauma y factores de estrés relacionados con la pandemia; El 13.3 % de los adultos informaron que comenzaron a consumir o consumen más sustancias para controlar el estrés, y el 10.7 % de los adultos dijeron que habían contemplado el suicidio en los últimos 30 días
  • Los cuidadores de adultos tenían la tasa más alta de pensamientos suicidas con un 30.7 %, seguidos por los adultos jóvenes de 18 a 24 años (25.5 %) y los trabajadores esenciales (21.7 %)

Estados Unidos había estado experimentado una epidemia de mala salud mucho antes de que apareciera el SARS-CoV-2 a principios de este año. Este el resultado de la publicidad que influye en elegir grandes cantidades de alimentos procesados con un alto contenido de carbohidratos y aceites vegetales procesados.

Sin embargo, durante los últimos meses, varias encuestas descubrieron más sobre el impacto de la respuesta a la pandemia del COVID-19  en la salud mental, lo cual no es bueno. En el video presentado, Glenn Greenwald, presentador de System Update, analiza el "desmoronamiento social de los Estados Unidos" y explora el aumento de las muertes por las drogas y el suicidio provocados por la pandemia.

co1b

La ansiedad, la depresión y el suicidio están en un nivel elevado sin precedentes

De hecho, las estadísticas demuestran que las tasas de depresión, ansiedad y suicidio se encuentran en un nivel sin precedentes. La fundación de la familia Kaiser ha realizado encuestas regulares desde el comienzo de la pandemia. A continuación, se muestra un resumen rápido de sus hallazgos:

•En la encuesta de principios de abril, el 45 % de las personas dijo que la pandemia había trastornado mucho sus vidas, y que las mujeres (49 %) se vieron más afectadas de manera desproporcionada que los hombres (40 %). En ese momento, al 52 % le preocupaba perder su trabajo y al 85 % le preocupaba que las empresas locales tuvieran que cerrar de manera permanente debido a la pérdida de ingresos.

•La encuesta de finales de julio encontró que el 60 % de los adultos en los Estados Unidos todavía sentían que los peores efectos de la pandemia aún estaban por llegar (frente al 74 % a principios de abril), mientras que el 53 % ahora explica que “la preocupación y el estrés relacionados con el coronavirus han tenido un impacto negativo en su salud mental".

De los encuestados, 4 de cada 10 informaron tener problemas para cubrir sus necesidades básicas o se han retrasado en sus pagos mensuales.

•Los resultados de una encuesta publicada a fines de agosto revelaron que las dificultades económicas han afectado la salud mental de muchas personas "y han creado nuevas barreras para las personas que ya padecen enfermedades mentales y trastornos por uso de sustancias".

Al igual que en el mes anterior, el 53 % de los adultos en los Estados Unidos dijeron que su salud mental "había sido afectada debido a la preocupación y el estrés por el coronavirus"; El 36 % informa tener problemas para dormir, el 32 % tiene problemas para comer, el 12 % informa un mayor consumo de alcohol o uso de sustancias y el 12 % informa un deterioro de los problemas de salud crónicas debido a la preocupación y el estrés.

Las personas más afectadas son las que se refugian en casa, ya que el 47 % informan efectos negativos para la salud, en comparación con el 37 % de las que no se refugian en casa. Las mujeres con hijos menores de 18 años también reportan tasas más elevadas de problemas de salud mental que los hombres. La Fundación de la familia Kaiser informa lo siguiente:

"Más de 1 de cada 3 adultos en los Estados Unidos han informado síntomas de ansiedad o trastorno depresivo durante la pandemia (promedio semanal de mayo: 34.5 %; promedio semanal de junio: 36.5 %; promedio semanal de julio: 40.1 %)". Mientras que, de enero a junio de 2019, la tasa de ansiedad o trastorno depresivo fue del 11 %.

 

Según agencia gubernamental, el estrés está perjudicando la salud

De manera similar, un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) publicado el 14 de agosto de 2020 encontró que el 40.9 % de los 5412 encuestados informaron tener problemas de ansiedad, depresión o síntomas de trastornos relacionados con el trauma y factores de estrés (TSRD, por sus siglas en inglés) relacionados con la pandemia; el 13.3 % de los adultos en Estados Unidos informaron que comenzaron a consumir o consumen más sustancias para controlar el estrés, y el 10.7 % de los adultos dijeron que habían contemplado el suicidio en los últimos 30 días.

Los cuidadores de adultos tenían la tasa más alta de pensamientos suicidas con un 30.7 %, seguidos por los adultos jóvenes de 18 a 24 años (25.5 %) y los trabajadores esenciales (21.7 %). Los síntomas relacionados con el trauma y los factores de estrés causados por la pandemia, así como un mayor uso de sustancias y pensamientos suicidas también fueron más frecuentes entre las personas que tenían un empleo. 

Ahora, como señaló Greenwald en el video anterior, las tasas de depresión y suicidio estaban aumentando incluso antes de la pandemia, en especial entre las personas más jóvenes. Esto, a pesar de las redes sociales, donde es posible permanecer en contacto a través de la distancia.

Este resultado se ha tomado como evidencia de que las redes sociales no pueden reemplazar las interacciones personales. Necesitamos contacto físico. Necesitamos poder interactuar en persona.

Entre el distanciamiento social y las medidas obligatorias de usar cubrebocas, no solo se ha detenido el contacto físico, sino que tampoco podemos ver las expresiones faciales de las demás personas. Ambos contribuyen al sentimiento de distanciamiento y soledad.

Ha aumentado el uso de antidepresivos

Según un informe del 16 de abril de 2020 de Express Scripts, una empresa de gestión de beneficios farmacéuticos, aumento hasta un 34.1 % el uso de antidepresivos a mediados de febrero y mediados de marzo, momento en el que las medidas de distanciamiento social ya habían sido emitidas en muchas áreas de los Estados Unidos.

Mientras que, los medicamentos para la ansiedad, la depresión y el insomnio aumentaron hasta un 21 %. Al consultar los resultados de la encuesta, un mayor número de mujeres recurrieron al uso de antidepresivos, ya que aumentaron su uso hasta un 40 % en comparación con los hombres, que registraron un aumento del 22.7 %.

El 3 de junio de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos informó que el antidepresivo Zoloft se había añadido a la lista de medicamentos de la FDA que presenta una escasez debido al aumento de la demanda. También se ha informado un mayor uso de antidepresivos en Queensland, Australia.

Todo esto es lamentable, al considerar que los estudios han demostrado que los antidepresivos no funcionan mejor que el placebo para la depresión leve a moderada y tienen una larga lista de efectos secundarios para la salud.

De acuerdo con una revisión sistemática de 2017 que incluyó un metaanálisis y un análisis secuencial de ensayos de 131 estudios controlados con placebo, todos los ensayos tenían un alto riesgo de predisposición, por lo que su importancia clínica era "cuestionable". Ninguno de los ensayos, incluso cuando informaron un resultado positivo, alcanzó la importancia clínica de tres puntos en la puntuación de depresión.

Los autores también señalaron que "los ISRS aumentan el riesgo de eventos secundarios tanto graves como leves" y que "los pequeños efectos beneficiosos parecen ser superados por los efectos dañinos".

co1c

Las tasas de suicidio están aumentando

Como era de esperar, también estamos viendo un aumento de suicidios. En un seminario web del Buck Institute de julio de 2020 informado por Townhall, el director de los CDC, Robert Redfield, declaró que el distanciamiento social y la falta de asistencia a las escuelas han tenido un impacto negativo en la salud mental de los niños y adolescentes.

Entre los estudiantes de preparatoria, que tienen un riesgo muy bajo de morir por COVID-19, los suicidios y las sobredosis por drogas han superado la tasa de mortalidad por COVID-19.

"Es por eso que sigo apoyando el ser social de las personas", explicó Redfield. "Es importante que trabajemos todos juntos y descubramos cómo podemos encontrar medidas para que estas escuelas se abran de manera segura".

Townhall señaló que no está claro de dónde Redfield obtuvo esta información, pero destacó un informe del 21 de mayo de 2020 de ABC7 News, en el que el Dr. Mike deBoisblanc, del Centro Médico John Muir en Walnut Creek, California, declaró que el hospital había “visto un aumento de suicidios” en sólo cuatro semanas.

La enfermera Kacey Hansen también explicó lo siguiente: “Nunca había visto algo parecido antes. Nunca había visto tantas lesiones intencionadas". En marzo, FirstLink, una compañía que responde tanto a las líneas de ayuda del 211 como a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio de Dakota del Norte y partes de Minnesota, dijo que esta semana la cantidad de llamadas aumentó un 300 %.

Los mensajes de la Línea Nacional de Mensajes de Crisis también duplicaron el volumen normal durante la semana del 15 de marzo.

El distanciamiento social y la soledad son malos para la salud, tanto física como mental. La falta de conexión social aumenta los riesgos para la salud tanto como fumar tres cuartos de un paquete de cigarros al día, todos los días. ~ Psycom

En la semana del 20 de abril, la cual coincidió con el aumento de muertes por COVID-19 en los Estados Unidos, los suicidios excedieron las muertes por COVID-19 en Tennessee y en el condado de Knox (una de las pocas áreas en Tennessee donde se ordenó el cierre de negocios no esenciales), mientras que ocho de ellos ocurrieron en un lapso de 48 horas durante la tercera semana de marzo.

Mientras tanto, solo seis pacientes murieron por COVID-19 en todo el estado esa semana. En un comunicado, el alcalde de Knoxville, Tennessee, Glenn Jacobs, explicó lo siguiente:

“Dicha cifra es muy impactante y me pregunto si estamos tomando las mejores decisiones. Tenemos que determinar cómo responder al COVID-19 de una manera que mantenga intacta nuestra economía y el empleo y proporcione un sentimiento de esperanza y optimismo, y no de desesperación y frustración”.

co1d

El distanciamiento social deteriora los problemas de salud mental ya existentes

Un informe publicado en abril por la fundación The Well Being Trust predice que las “muertes por desesperación” debido a la pandemia de COVID-19 podrían alcanzar las 75 000. El sitio web Psycom, que informó los resultados, señaló lo siguiente:

“La investigación ha sido clara sobre esto durante años: el aislamiento y la soledad son malos para la salud, tanto física como mental.

Según un metaanálisis de Julianne Holt-Lunstad, PhD, profesora de psicología y neurociencia en la Universidad Brigham Young, la falta de conexión social aumenta los riesgos para la salud tanto como fumar tres cuartos de un paquete de cigarros al día de manera diaria.

‘Hay pruebas sólidas de que el distanciamiento social y la soledad aumentan el riesgo de mortalidad prematura, y la magnitud del riesgo supera la de muchos indicadores de salud importantes’, dice Holt ­Lunstad. El coronavirus ha empeorado este problema".

En un artículo relacionado, Psycom señala que:

“Los efectos de esta crisis son mayores que el aumento de la ansiedad, que casi todo el mundo siente. También hay efectos negativos para las personas con adicción y trastornos del comportamiento como TOC, TDAH y abuso de sustancias.

Junto con los beneficios que el distanciamiento social puede ofrecer a nuestra salud y la sociedad, también aumenta los sentimientos de aislamiento, soledad, estrés y miedo, todos los cuales pueden empeorar muchas enfermedades mentales”.

El artículo continúa abordando lo que las personas con estos problemas de salud mental pueden hacer para enfrentarlos. Esto incluye a las personas con ansiedad, depresión, trastorno obsesivo compulsivo, abuso de sustancias, trastornos alimenticios, TDAH, trastorno bipolar, esquizofrenia y trastorno de estrés postraumático. Para mayor información, consulte el artículo original de Psycom.

Muertes intencionales y no intencionales reportadas por agencia gubernamental

Según los datos publicados por los CDC el 26 de agosto de 2020, solo el 6 % del total de muertes relacionadas con el COVID-19 padecía la infección como la única causa de muerte en el certificado de defunción. El 6 % de 161 392 es 9 683. “Para las muertes por otras causas además de COVID-19, hubo 2.6 causas adicionales de muerte”, afirman los CDC.

Hemos escuchado informes de víctimas de accidentes que se consideran como muertes por COVID-19, y la Tabla 3 de este informe del 26 de agosto esta tan detallada como para que podamos ver que un total de 5133 "muertes relacionadas con COVID-19" también tuvieron "lesiones intencionales o no intencionales, envenenamiento u otros eventos adversos citados en el certificado de defunción.

Es probable que esta cifra también contenga suicidios en los que se descubrió que la persona obtuvo un resultado positivo en la prueba del SARS-CoV-2 o se sospechó que dio positivo en la prueba.

(Recuerde que estos datos son precisos al momento de escribir este artículo, como se muestra en las siguientes capturas de pantalla. Los CDC no anotan cuándo se modifican los datos a medida que ingresan nuevos certificados de defunción, por lo que las cifras podrían ser diferentes de las que se informan aquí, dependiendo del momento de consulta. Para obtener las cifras más actualizadas, consulte el sitio web de los CDC).

 

Diferencias entre el miedo y el pánico

El miedo es la emoción principal que los tecnócratas  están usando para manipular y ejercer el control. Es la herramienta más poderosa y efectiva a su disposición, por eso se está implementando.

Sin embargo, es muy importante comprender la diferencia entre tener miedo y tener pánico, ya que el pánico tiene un efecto paralizante mientras que el miedo aumenta el estado de alerta.

Las amenazas nuevas y diferentes pueden elevar el nivel de ansiedad de una persona, aún más que las amenazas conocidas con consecuencias iguales o similares. Se cree que esto está relacionado con la actividad de la amígdala, que procesa las emociones.

Ryan Holiday, autor de 10 libros —incluyendo The Daily Stoic y The Obstacle Is the Way—, explica lo siguiente:

"El pánico no es una respuesta de lucha o huida. Es una parálisis. Solo empeorará la situación. En especial, en estos momentos, cuando el mundo requiere soluciones para todos los problemas que enfrentamos. Lo cierto es que no van a resolverse por sí solos.

Y si no actuamos (o tomamos las decisiones incorrectas) podríamos empeorarlos, e incluso aumentar el riesgo. Lo mismo puede ocurrir debido a la incapacidad de aprender, adaptarse, aceptar el cambio".

Aunque se esperan ciertos sentimientos de preocupación cuando nos enfrentamos a nuevas experiencias, la parálisis surge cuando se permite que dichos sentimientos sean continuos. Para prosperar en tiempos de gran incertidumbre y miedo, Holiday enfatiza la importancia del entrenamiento, la educación y la preparación, que son la base de la valentía.

La diferencia entre tener miedo y tener pánico es que el pánico paraliza la capacidad de evaluar lo que está sucediendo y la toma de decisiones. Pero, la preparación e información pueden servir para tomar decisiones y actuar, incluso aunque exista el miedo. Esta es la definición de valentía, actuar a pesar del miedo.

Cómo dejar de tener miedo y encontrar valentía

Existen varias estrategias que puede usar para reducir el miedo y aumentar la valentía. Es importante entender que sus pensamientos generan sentimientos. Sus emociones no tienen vida propia, sino que dependen de sus pensamientos.

Una de las estrategias que puede implementar es cambiar su forma de pensar sobre las cosas. Estamos lidiando con mucha incertidumbre, pero puede ser de gran ayuda enfocarnos en planear y prepararnos en lugar de enfocarnos en el pánico. Tome las precauciones que pueda y limite las noticias.

Psychology Today recomienda disminuir la ansiedad al evitar exponerse a las noticias, y tratar de leer noticias positivas mientras se mantiene informado de lo que sucede en el mundo. También trate de aplicar un pensamiento crítico al leer las noticias.

Es importante estar muy atento a los "términos confusos o cargados, estadísticas citadas y suposiciones sin declarar". Es decir, no debe dar por hecho todo lo que dicen las noticias, sino que debe considerar la información y preguntarse sobre el contenido. Otras técnicas para reducir el estrés y la depresión incluyen:

  • Hacer suficiente ejercicio
  • Comer alimentos enteros
  • Limitar el consumo de azúcar
  • Dormir bien
  • Meditar y practicar la atención plena

 

Técnicas de libertad emocional

 

Una estrategia que puede ofrecer resultados inmediatos es el uso de las Técnicas de Libertad Emocional o EFT. Puede usar estas técnicas para aliviar la ansiedad y otras emociones provocadas por las noticias y la incertidumbre sobre esta pandemia o distanciamiento. Si no está familiarizado con las EFT, encontrará una biblioteca de demostraciones en “ Pasos básicos para su libertad emocional”.

Técnica NET FAST

Otra alternativa fácil es la Herramienta de Estrés de Primeros Auxilios de la Técnica Neuroemocional, o NET FAST. El sitio web Firstaidstresstool.com ofrece un excelente resumen con imágenes, que hasta un niño pequeño puede hacer. Aquí hay un resumen del procedimiento FAST:

  • Mientras piensa en el problema que le molesta, coloque en la mano izquierda la muñeca derecha con la palma hacia arriba. Coloque tres dedos de su mano izquierda en su muñeca derecha donde pueda sentir su pulso
  • Coloque su mano derecha abierta sobre su frente. Inhale y exhale varias veces mientras se concentra en sentir el problema que le molesta
  • Cambie de mano y repita los pasos 1 y 2