Novedades

01-08-2020

Un resfriado común podría desencadenar una prueba de anticuerpos de COVID-19 positiva

foto

Un resfriado común podría desencadenar una prueba de anticuerpos de COVID-19 positiva

zc1

  • Existen tres tipos de pruebas para detectar el COVID-19: prueba molecular, prueba de antígeno y prueba de anticuerpos. Las pruebas de antígeno y moleculares detectan infecciones activas, mientras que la prueba de anticuerpos le dirá si ha desarrollado anticuerpos en respuesta a una infección previa por el SARS-CoV-2
  • Existen siete coronavirus diferentes que causan enfermedades respiratorias en los seres humanos. Los anticuerpos creados por estos diferentes coronavirus son muy similares, y recuperarse de un resfriado común podría provocar que la prueba de anticuerpos de COVID-19 de positivo, aunque nunca haya estado infectado con el SARS-CoV-2
  • Aunque los expertos de la Clínica Mayor afirman que desde el principio las pruebas de anticuerpos con reactividad cruzada fueron un problema que se corrigió y eliminó, los CDC aún no lo han confirmado
  • Un estudio de Singapur descubrió que los resfriados comunes causados por los betacoronavirus OC43 y HKU1 podrían hacerlo más resistente a la infección por SARS-CoV-2, y que la inmunidad resultante podría durar hasta 17 años
  • Otros estudios sugieren que la inmunidad después de la infección por COVID-19 solo podría durar entre 2 y 12 meses

En este momento, existen tres tipos de pruebas de COVID-19:

  • Prueba molecular. También conocida como prueba de PCR (reacción en cadena de la polimerasa), esta prueba detecta si el material genético del virus está presente en la muestra recolectada de la garganta o el esputo (la parte posterior de los senos paranasales)
  • Prueba de antígeno. Esta prueba, a veces denominada "prueba rápida", detecta proteínas virales
  • Prueba de anticuerpos. También conocida como prueba de serología, detecta la presencia de anticuerpos en la sangre

zc4

Las dos primeras pruebas —prueba molecular y prueba de antígeno— son las "pruebas virales" que detectan infecciones activas, mientras que la prueba de anticuerpos le dirá si ha desarrollado anticuerpos en respuesta a una infección previa por coronavirus.

Después de que la infección desaparece, su cuerpo tarda de una a tres semanas en comenzar a producir anticuerpos contra el virus.

Un resfriado común podría desencadenar una prueba de anticuerpos de COVID-19 positiva

Cada prueba de COVID-19 tiene problemas y controversias. El problema con las pruebas de anticuerpos es que existen siete coronavirus diferentes que causan enfermedades respiratorias en humanos. Cuatro de ellos causan síntomas relacionados con el resfriado común:

  • 229E
  • NL63
  • OC43
  • HKU1

Además del resfriado común, se sabe que el OC43 y HKU1, dos de los betacoronavirus más encontrados, causan bronquitis, exacerbación aguda de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y neumonía en todas las personas. Los otros tres coronavirus humanos, que pueden causar enfermedades respiratorias más graves, son:

  • SARS-CoV
  • MERS-CoV
  • SARS-CoV-2

Lo difícil es que los anticuerpos creados por estos diferentes coronavirus son muy similares, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos admiten que recuperarse del resfriado común puede provocar que la prueba de anticuerpos de positivo al COVID-19, aunque nunca haya estado infectado con SARS -CoV-2.

Como se explica en la página web "Test for Past Infection" de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés):

"Las pruebas de anticuerpos analizan su sangre en búsqueda de anticuerpos, que podrían indicarle si tuvo una infección previa con el virus que causa el COVID-19. Los anticuerpos son proteínas que ayudan a combatir las infecciones y pueden brindar protección contra la enfermedad (inmunidad). Los anticuerpos son específicos de la enfermedad...

Un resultado positivo demuestra que podría tener anticuerpos de una infección con el virus que causa el COVID-19. Sin embargo, existe la posibilidad de que un resultado positivo signifique que tiene anticuerpos de una infección con un virus de la misma familia (llamados coronavirus), como el que causa el resfriado común".

zc2

Se desconoce si aún se usen las pruebas de anticuerpos con reactividad cruzada

En una entrevista realizada el 10 de julio de 2020 en el noticiero estadounidense KTTC, el Dr. Bobbi Pritt, presidente de microbiología de la Clínica Mayo, dijo:

"Al principio, teníamos laboratorios que usaban pruebas que no estaban autorizadas por [la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos] y es posible que algunas de esas pruebas hayan dado un falso positivo y detectado el coronavirus normal que circula y causa el resfriado común.

Diría que se realizaron muchas pruebas a la mayoría de las pruebas con el fin de demostrar que no reaccionan de forma cruzada y que den resultados falsos positivos debido al resfriado común".

Aunque los expertos de la Clínica Mayo afirman que estas pruebas de anticuerpos de reactividad cruzada desde el principio fueron un problema y que desde entonces se corrigió y eliminó, los CDC no confirman ni niegan la precisión de esta declaración en su página web "Test for Past Infection".

Por lo tanto, no está claro si las pruebas de anticuerpos fabricadas y utilizadas hoy en día todavía son capaces de ofrecer un resultado positivo si recientemente estuvo expuesto o se recuperó de un resfriado común.

El 29 de abril de 2020, el Dr. Kent Sepkowitz, especialista en enfermedades infecciosas y analista médico de CNN, señaló que "descifrar entre el anticuerpo del resfriado común y el anticuerpo del COVID-19 es un verdadero desafío científico", pero eso no significa que no se pueda o no se haya hecho.

 

Algunos coronavirus podrían conferir resiliencia contra el COVID-19

Aunque los CDC advierten que aún no está claro si los anticuerpos de COVID-19 previenen la reinfección, y si lo hacen, por cuánto tiempo, los investigadores en Singapur han presentado evidencia que sugiere que la inmunidad podría ser larga y perdurable.

Descubrieron que los resfriados comunes causados por los betacoronavirus OC43 y HKU1 parecen hacerlo más resistente a la infección por SARS-CoV-2, y que la inmunidad resultante podría durar hasta 17 años.

Los autores sugieren que, si ha vencido un resfriado común causado por un betacoronavirus OC43 o HKU1 en el pasado, podría tener una probabilidad del 50 % de tener células T defensivas que pueden reconocer y defenderlo contra el SARS-CoV-2. Según el sitio web de The Daily Mail:

"Los científicos encontraron evidencia de que podría haber cierta inmunidad durante muchos años debido a que el cuerpo detecta las células T de ataques de virus anteriores, los cuales tienen una composición genética similar, incluso entre personas que no han estado expuestas al Covid-19 o SARS...

Se extrajo sangre de 24 pacientes que se recuperaron de COVID-19, 23 que se enfermaron de SARS y 18 que nunca estuvieron expuestos al SARS ni al COVID-19...

La mitad de los pacientes en el grupo que no habían estado expuesto al COVID-19 o al SARS poseían células T, lo que demostró que tenían una respuesta inmunológica a los betacoronavirus animales, COVID-19 y SARS.

Esto sugirió que la inmunidad de los pacientes se desarrolló después de la exposición a los resfriados comunes causados por el betacoronavirus o tal vez por otros patógenos desconocidos".

Según los investigadores, sus hallazgos demuestran que:

"Las células T de memoria específicas de virus inducidas por la infección por betacoronavirus son duraderas, lo que respalda la idea de que los pacientes con COVID-19 desarrollarían inmunidad de células T a largo plazo".

Nuestros hallazgos también plantean la posibilidad de que la infección por un virus relacionado también puede proteger o modificar la patología causada por el SARS-Cov-2".

El soporte adicional para estas conclusiones se publicó el 14 de mayo de 2020 en la revista Cell. Este estudio descubrió que no solo el 70 % de las muestras obtenidas de pacientes recuperados con COVID-19 tenían resistencia al SARS-CoV-2 a nivel de células T, sino también el 40 % y el 60 % de las personas que no habían estado expuestas al virus.

Según los autores esto sugiere que hay "un reconocimiento de células T de reactividad cruzada entre los coronavirus del "resfriado común" y el SARS-CoV-2."

Otros investigadores informan baja inmunidad después de la recuperación

Sin embargo, el problema de la inmunidad no es un tema definido. Otra investigación, que analizó los niveles de anticuerpos en pacientes recuperados con COVID-19 en Alemania, encontró que perdieron sus anticuerpos después de dos o tres meses.

"Clemens Wendtner, jefe médico del hospital, examinó la inmunidad de los pacientes con COVID-19 después de haber sido tratados por la enfermedad a finales de enero de 2020. Las pruebas demostraron una disminución significativa en el número de anticuerpos". informó DW en un artículo del 14 de julio de 2020.

"Wendtner dice que los anticuerpos "neutralizantes", que detienen un ataque viral, se agotaron en un lapso de dos a tres meses en cuatro de los nueve pacientes examinados. Esos hallazgos coinciden con una investigación similar realizada en China.

Ese estudio también descubrió que los anticuerpos en pacientes con COVID-19 no persisten en la sangre. Se requiere más investigaciones, pero estos hallazgos iniciales sugieren que es posible una segunda infección."

Sin embargo, es importante comprender que la pérdida de la capacidad de determinar los niveles de anticuerpos probablemente no refleje la falta de protección inmunológica, ya que podría haber inmunidad innata mediada por células que proporciona protección y que no se mide por la producción de anticuerpos humorales.

El COVID-19 podrían comportarse de forma similar a un resfriado común?

Si es posible infectarse otra vez, entonces el COVID-19 se comportaría de manera muy similar al resfriado común y a la influenza estacional, que puede atacar más de una vez y en cualquier temporada del año.

Por tanto, si ese es el caso, entonces los "pasaportes de inmunidad" y la mayoría de las otras intervenciones del COVID-19, como el cierre de escuelas y negocios, se vuelven aún más cuestionables de lo que ya son.

Si el nuevo coronavirus se comporta como un virus del resfriado común, entonces hablar de 'pasaportes de inmunidad' y vacunar a la población mundial es completamente ilógico.

Según un estudio europeo, si el SARS-CoV-2 se comporta como otros coronavirus humanos que causan el resfriado común, la inmunidad solo podría durar de 6 a 12 meses. Aquí, no analizaron los anticuerpos contra el SARS-CoV-2, sino, los anticuerpos contra los otros cuatro coronavirus que causan el resfriado común y ninguno fue de larga duración. Según el sitio web de BGR, que informó los hallazgos:

"Se observaron reinfecciones frecuentes a los 12 meses después de la infección y una reducción sustancial en los niveles de anticuerpos en solo 6 meses después de la infección" para esos virus.

Si el nuevo coronavirus se comporta de la misma manera, entonces hablar de "pasaportes de inmunidad" y vacunar a la población mundial es completamente ilógico. Una persona que se recuperó de COVID-19 podría volver a contagiarse en 6 a 12 meses sin necesidad de otra vacuna.

Los investigadores señalan que los coronavirus humanos son 'biológicamente diferentes' y 'tienen poco en común, además de causar el resfriado común'. Pero el SARS-CoV-2 no tiene que ser similar a ninguno de ellos para seguir el mismo patrón de inmunidad."

zc3

La inmunidad colectiva podría ser la solución.

El tema de la reinfección también plantea dudas sobre si alguna vez será posible crear la inmunidad colectiva. Los estudios citados por The Daily Mail afirman que la inmunidad contra el COVID-19 podría lograrse si solo del 10 % al 43 % de las personas desarrollaran una inmunidad duradera.

Esto está muy lejos de los porcentajes requeridos para la "inmunidad colectiva" inducida por la vacuna (que en realidad es un nombre inapropiado, ya que la inmunidad inducida por la vacuna no funciona como la inmunidad natural, y la inmunidad colectiva solo se logra cuando suficientes personas se recuperan de la enfermedad). De acuerdo con The Daily Mail:

"El concepto de inmunidad colectiva depende de que las personas solo se vean afectadas una vez, de modo que cuando una cierta cantidad de personas ya han sido infectadas con el virus, ya no se puede propagar.

Es un misterio en cuanto a si este es el caso con el COVID-19 pero, de ser así, la inmunidad colectiva podría ofrecer cierta protección durante la segunda ola de la enfermedad.

Los investigadores ahora dicen que podría funcionar hasta cierto punto, pero solo si 1 o 2 de cada 10 personas ya fueron infectadas de forma natural y desarrollan inmunidad a la enfermedad.

Otro estudio ha tomado un enfoque similar y sugirió que se podría desarrollar una inmunidad colectiva en casi el 43 % de la población infectada. Los científicos dicen que la inmunidad entre las personas más activas, podría proteger a aquellos que entran en contacto con menos personas".

Optimizar los niveles de vitamina D podría ser su mejor apuesta

Si consideramos las muchas preguntas que rodean la posibilidad de reinfección e inmunidad colectiva, creo que una de sus mejores apuestas es solucionar un problema subyacente que podría tener un impacto significativo en su riesgo del COVID-19, es decir, la insuficiencia de la vitamina D.

En lugar de esperar a que le apliquen una vacuna dañina, sea proactivo y comience a optimizar su nivel de vitamina D.

Cuándo se debe hacer la prueba

En cuanto a las pruebas, no recomiendo hacerse una prueba viral (que verifica la infección activa) a menos que tenga síntomas de COVID-19 y lo necesite para guiar su tratamiento.

Limpiar la parte posterior de su cavidad nasal tiene sus riesgos, ya que puede introducir una infección o algunos agentes más peligrosos.

Hacerse la prueba solo por gusto no tiene sentido. Incluso si la prueba es negativa, puede infectarse en cualquier momento después de abandonar el sitio donde se realizó la prueba.

Si tiene que hacerse la prueba para viajar o regresar al trabajo, una prueba de anticuerpos podría ser mejor. Incluso si sus anticuerpos disminuyen, seguirá siendo inmune por un tiempo.

La mejor prueba son sus síntomas clínicos. Si tiene síntomas sugestivos de infección por coronavirus, mi mejor recomendación es comenzar a nebulizar peróxido de hidrógeno al 0.1 % de grado alimenticio .

Asegúrese de que sus niveles de vitamina D sean adecuados.

Si no se conoce su nivel de vitamina D y no ha estado expuesto a los rayos del sol o tomado más de 5000 unidades de vitamina D al día, es probable que le ayude tomar una dosis en bolo de 100 000 unidades, y asegúrese de tomar suficiente magnesio, ya que ayuda a convertir la vitamina D en su forma inmunomoduladora activa.

Otra gran opción que es menos costosa, más fácil de obtener y talvez más efectiva que la hidroxicloroquina, sería la quercetina con zinc como mencione en un artículo reciente.