Novedades

14-04-2020

Importancia del Magnesio y la Vitamina C en las infecciones virales.

foto

Importancia del Magnesio y la Vitamina C en las infecciones virales.

ev5

El sistema inmunológico es la principal defensa contra las enfermedades infecciosas, por lo que es muy importante saber cómo tratarlo.

La vitamina C y el magnesio son una excelente opción. La vitamina C estimula y maximiza la potencia de su sistema inmunológico, y el magnesio es un inhibidor natural de los canales de calcio, útil para una gran variedad de situaciones que involucran estrés oxidativo.

La vitamina C es un poderoso antiviral

La vitamina C es soluble en agua, lo que significa que el cuerpo no la almacena. Y a diferencia de muchos mamíferos, los seres humanos no tienen la capacidad de generar vitamina C, por lo que necesitamos consumirla a través de nuestra dieta.

La vitamina C realiza numerosas funciones en el cuerpo humano, siendo las siguientes algunas de ellas:

  • Actuar como un cofactor esencial en las reacciones enzimáticas.
  • Juega un papel fundamental en la producción corporal de colágeno, carnitina y catecolaminas.
  • El cuerpo también utiliza la vitamina C para curar las heridas y quemaduras.
  • Es capaz de reparar y mantener la salud de los huesos y dientes.
  • Ayuda a nuestro cuerpo en la absorción de hierro.
  • Poderoso papel La vitamina C es conocida por bloquear parte del daño producido por los radicales libres que dañan el ADN.
  • Disminuye el azúcar en la sangre de pacientes diabéticos.
  • Estimular la función del sistema inmunológico.
  • Combatir enfermedades virales.

ev1

En dosis moderadas, la vitamina C fortalece el sistema inmunológico. Los glóbulos blancos transportan una gran cantidad de vitamina C, por lo que refuerza el sistema inmunológico a través de los glóbulos blancos.

Estudios han demostrado que incluso 200 mg de vitamina C al día reducen la tasa de mortalidad hasta un 80 % en personas mayores con neumonía grave.

El coronavirus no es lo que realmente lleva a la muerte a las personas, sino la neumonía y el SARS (el síndrome respiratorio agudo severo).

La mayoría de las personas que contraen esta enfermedad tendrán un caso leve, mientras que algunas no desarrollarán ningún síntoma.

Aquellas personas que realmente muestren síntomas tendrán una gripe desagradable y estarán enfermas por una o dos semanas. Las personas con mayor riesgo de morir tienden a ser las personas mayores e inmunocomprometidas.

Sin embargo, cuando existe una pequeña cantidad de vitamina C, el riesgo de morir disminuye, incluso en los casos más graves. Desde 1940 se sabe que la vitamina C es efectiva para combatir la neumonía viral y el doctor Fred R. Klenner, un médico certificado y especialista en el tema publicó más de 20 artículos sobre ello.

Más recientemente, se ha demostrado un tratamiento de vitamina C por vía intravenosa (IV) con hidrocortisona y tiamina (vitamina B1) que mejora las tasas de supervivencia en personas con sepsis.

Dado que la sepsis es una de las razones por las que las personas mueren a causa de la infección por COVID-19, el tratamiento con vitamina C puede ser vital en esta pandemia.

ev2

Una alternativa es la vitamina C liposomal oral, con la que se pueden alcanzar los niveles en sangre que normalmente solo se obtienen por la vía intravenosa.

La única contraindicación para los tratamientos con dosis altas de vitamina C es el trastorno genético de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD). Ya que se requiere G6PD para que su cuerpo produzca NADPH, necesario para transferir el potencial reductor y mantener los antioxidantes, como la vitamina C.

De todas formas, no se considera prudente que las personas que no están enfermas consuman dosis tan elevadas de vitamina C de forma regular, ya que se trata de un medicamento, o al menos funciona como tal.

Pero 1 o 2 gramos al día provocaría un enorme impacto en la salud general y en la incidencia de enfermedades infecciosas.

El consumo de alimentos que aporten vitamina C a la dieta es de gran importancia y no solo la podemos encontrar en las frutas cítricas como muchos creen sino también en otras frutas y verduras como son el pimiento, brócoli, coliflor, kiwi, melón y fresas.

Lo ideal es obtener su vitamina C de fuentes alimenticias, ya que trabaja en sinergia con otros nutrientes y compuestos que se encuentran en los alimentos.

Magnesio, capaz de revertir enfermedades

El magnesio es un mineral que aportan los alimentos y se engloba dentro de lo que se conoce como micronutrientes esenciales, ya que nuestro cuerpo no puede fabricarlo por sí solo.

La importancia del magnesio radica en que el exceso de calcio dentro de las células es el principal contribuyente de la mayoría de las enfermedades, y el magnesio es un inhibidor natural de los canales de calcio.

ev3

Cuando una célula enferma aumenta los niveles de calcio dentro de la misma por lo que habrá más estrés oxidativo, y las enzimas y otras biomoléculas no funcionaran de forma normal. Si esto continúa sin provocarse la muerte celular, experimentará una transformación maligna. Es por eso que los niveles elevados de calcio pueden llegar a provocar distintos tipos de cáncer.

Al igual que el magnesio la vitamina C, vitamina D y la vitamina K son antagonistas naturales del calcio. Todos ayudan a disolver las calcificaciones preexistentes y a normalizar el calcio en el cuerpo.

Pero diversos estudios demostraron que el magnesio es el principal antagonista del calcio y el inhibidor metabólico general de la función de este mineral, ya que está directamente involucrado de una forma u otra, con el 80 % de todas las reacciones químicas en el cuerpo. Por lo que desempeña un papel importante en todo el cuerpo.

La deficiencia de magnesio en sí es la causa de muchas enfermedades, pero quizás lo más importante es que la deficiencia de magnesio empeora todas las enfermedades o podría desarrollar una.

El magnesio también posee poder antimicrobiano.

Aunque el magnesio no es un antioxidante, ejerce un efecto antioxidante dentro de la célula a través de otros mecanismos, principalmente al eliminar el calcio y permitir que la vitamina C se acumule y optimice la síntesis de glutatión.

La concentración intracelular de calcio es aproximadamente 50 000 veces menor que la extracelular. Pero cuando tiene una gran cantidad de calcio dentro de la célula, aumenta los niveles de óxido nítrico y superóxido que instantáneamente forman una molécula perniciosa llamada peroxinitrito, una especie de nitrógeno reactivo (RNS). Causante de un gran daño a las células madre, membranas celulares, proteínas, mitocondrias y ADN.

ev4

La mayoría de las personas tiene deficiencia de magnesio, por lo que es una buena idea suplementar con el mismo. Al magnesio lo podemos encontrar de diversas formas, entre otras, como cloruro de magnesio o sulfato de magnesio y estos tienen efectos opuestos sobre los patógenos. Investigaciones demostraron que la forma de sulfato promovió la infección, mientras que la forma de cloruro la suprimió.

Entonces, si toma magnesio con fines de curar una infección, es mejor tomar cloruro de magnesio. Pero si lo aplica por vía intravenosa, es mejor que use sulfato de magnesio.

Mientras que, si lo toma por vía oral, solo por sus beneficios, cualquiera funcionará, incluyendo la otras formas en las que se lo puede encontrar como glicinato de magnesio, treonato de magnesio y gluconato de magnesio.

Al suplementarse con este mineral es prácticamente imposible una sobredosis de magnesio oral, ya que tiene un mecanismo incorporado para prevenir la toxicidad. Al igual que la vitamina C, el exceso de magnesio oral simplemente se eliminará por medio de heces sueltas.

Otra función importante del magnesio es su poder vasodilatador, disminuye la presión arterial al “agrandar” los vasos sanguíneos. Esto es importante para las personas que sufren migrañas, ya que el magnesio IV las resolverá de forma muy rápida.

El magnesio también ayuda a recuperar la vitalidad y mantener nuestros músculos sanos por lo que es imprescindible conocer los alimentos en los que lo podemos encontrar y que debemos incluir en nuestra dieta para evitar una deficiencia. La forma en la que lo encontramos en los alimentos es como cloruro de magnesio y esta presente en: vegetales frescos, cereales integrales y de grano completo, frutos secos y semillas, canes, leche y huevos.

 

Thomas E. Levy, M.D., J.D.,Stop America's Killer, Curing the Incurable, Death by Calcium, Primal Panacea and more.

Dr. Paul Marik, Eastern Virginia Medical School, en Norfolk, Estados Unidos.