Novedades

06-03-2020

Consultas el WhatsApp antes de dormir. Podrías sufrir “Vamping” tecnológico

foto

 

Consultas el WhatsApp antes de dormir. Podrías sufrir “Vamping” tecnológico

at1

En la actualidad, se calcula que el 40 por ciento de la población mundial duerme mal. Y, tal y como destaca la psicóloga y experta en adicciones tecnológicas Gabriela Paoli, en gran parte se debe a la extendida costumbre de utilizar el móvil o la tablet antes de irse a dormir.

El vamping hace referencia al fenómeno por el cual las personas, generalmente adolescentes, utilizan aparatos electrónicos (móvil, Tablet, ordenador, etcétera) durante la noche, reduciendo las horas necesarias de sueño para lograr un buen descanso y aumentando el riesgo de sufrir las consecuencias propias del insomnio y de no dormir lo suficiente.

Esta práctica recibe su nombre de la unión de las palabras en inglés vampire (vampiro, en referencia a los seres fantásticos que se caracterizan, entre otras cosas, por su actividad nocturna) y texting (que comprende la acción de enviar mensajes de texto a través de aparatos electrónicos).

Consultar redes sociales, ver vídeos o jugar con el móvil, puede alterar el sueño, no solo por la exposición a la llamada luz “fría” sino por los inputs que se reciben (contenido e información) y sus consecuencias en el bienestar emocional

Acostarse en la cama, con las luces ya apagadas y, echar un vistazo a si se ha dicho algo en el “grupo de padres del colegio”, mirar si aquel exnovio ha colgado alguna foto más o disfrutar de un capítulo (solo uno, ya) de la serie favorita.

Son hábitos muy comunes, que se realizan casi a diario y que, sin embargo, pese a lo que se pueda pensar, tienen consecuencias muy negativas en el descanso. Así lo destaca Gabriela Paoli , psicóloga y experta en adicciones tecnológicas, quien alerta que, no solo es perjudicial el tiempo de exposición, por la llamada luz fría sino que también hay que tener el tipo de información que se recibe y cómo eso afecta a la calidad del sueño.

at2

Por qué los adolescentes hacen vamping?

Son varios los factores que llevan a los jóvenes a reducir su tiempo de descanso para acceder a todas las posibilidades que les puede ofrecer un aparato electrónico.

Las nuevas tecnologías han irrumpido con fuerza en las actividades habituales y la rutina, no sólo de los niños y adolescentes, sino también de los adultos, que pasan varias horas del día y de la noche delante de sus pantallas.

Entre los motivos para practicar vamping se incluyen:

Falta de tiempo libre durante el día

En muchas ocasiones, la cantidad de actividades diurnas que los adolescentes deben realizar (escolares, extraescolares, obligaciones familiares, etcétera), no les deja tiempo libre para socializar, entretenerse y relajarse a través del uso de aparatos electrónicos.

Esto provoca que puedan trasnochar y utilizar parte del tiempo reservado para el sueño para relajarse con la tablet, el móvil o el ordenador.

Necesidad de integrarse en un grupo

El vamping se ha puesto de moda, y los adolescentes, cada vez más, publican en las redes sociales el hecho de encontrarse despiertos durante la madrugada.

Muchos de estos jóvenes entienden la noche como el momento de socializar con su grupo, el momento en el que todos están conectados y pueden hablar, compartir sus experiencias en la red y realizar otras actividades de socialización.

El vamping actúa de esta manera como un elemento identificativo que permite a los adolescentes adquirir un determinado rol social de pertenencia a un grupo, que se caracteriza por trasnochar.

El término phombie (del inglés phone, teléfono, y zombie), se utiliza para identificar a las personas que permanecen conectados a sus dispositivos y a las redes a altas horas de la noche.

at3_1

Hora de sueño, hora de desconexión

Las horas de sueño son, por definición, horas de desconexión. Es el momento en el que el cuerpo y la mente aprovechan para “desconectar” del mundo externo, hacer un reset y recobrar energía para seguir adelante.

Aunque no se le de mucha importancia, es un tema esencial en el bienestar general de las personas.

Un sueño reparador fortalece el sistema inmunológico, reduce la inflamación interna, mejora las funciones cognitivas, (entre ellas la atención y la concentración), contribuye al equilibrio psicológico-emocional y, en definitiva, promueve un estado de felicidad y bienestar.

Un sueño no reparador, en cambio, hace que la persona sea más vulnerable a las enfermedades, causa irritabilidad, eleva la sensación de estrés, reduce la tolerancia a la frustración, provoca cansancio y falta de energía y, por si fuera poco, ¡almacena grasas!

at4_1

Afectan a la producción de la melatonina

En concreto, el uso de móviles, iPads y demás poco antes de irse a dormir afecta a la glándula pineal, una pequeña parte del cerebro encargada de producir melatonina.

Es, por explicarlo de forma rápida y sencilla, la hormona que regula el ciclo sueño-vigilia.

Cuando llega la hora de dormir, el cuerpo la segrega en cantidad; cuando llega el momento de abrir los ojos y empezar un nuevo día, deja de producirla.

Si el cuerpo no produce melatonina, nos cuesta conciliar el sueño y dormimos poco y mal.

Lo cierto es que la luz afecta sobremanera a la producción de melatonina por parte de la glándula pineal.

Incluso una luz pequeña, como la de un despertador o la del piloto de una pantalla de televisión, pueden alterarla, y si se altera, también se alteran el sueño y el descanso de la persona.

at5

Ni móviles, ni tabletas, ni… televisión en la habitación

Es por eso que, tal y como recomienda hay que evitar sí o sí llevar dispositivos electrónicos como móviles o tabletas a la cama, así como usarlos en los momentos previos al sueño.

Gabriela Paoli incluso desaconseja tener televisión en el dormitorio. Todas las pantallas deben ser desterradas del dormitorio. Por qué?

No sólo porque los dispositivos emiten radiaciones electromagnéticas, sino porque las pantallas además emiten luz “fría” que el cerebro interpreta como luz del día.

“Es como si a nuestro cuerpo le estuviéramos diciendo: “Es de día, no es hora de dormir”. Cuando apagamos las pantallas, el cuerpo todavía tarda un rato en acomodarse a la oscuridad, entender que ya es hora de dormir y producir la necesaria melatonina” advierte Paoli. Por tanto, las pantallas no son inductoras del sueño, sino todo lo contrario.

at6

Ver un capítulo tras otro de tu serie favorita, afecta a la calidad del sueño, no solo a la cantidad

En este aspecto, la experta alerta sobre cómo el incremento de las plataformas de series y películas digitales repercuten directamente en un peor descanso, tanto por cantidad, como por calidad de las horas de sueño.

“Cuando estas divertido o pasando un buen momento, quieres seguir y seguir. Cuando lo pasamos bien y disfrutamos, no somos muy consciente del tiempo. Tu cuerpo y tu cerebro han sido privados de un elemento esencial para nuestra salud” comenta Paoli.

Entonces ,debemos privarnos de ver nuestra serie favorita antes de irnos a dormir? La experta apela a hacer un uso consciente, sano y voluntario de nuestro tiempo de ocio digital. Se trata de aprender a gestionar el tiempo de acceso a la red, lo mismo que le pedimos a nuestros hijos.

Empecemos por nosotros. La autodisciplina y autocontrol es esencial en nuestras vidas. Es decir, se trata de disfrutar con control sobre nuestro tiempo y priorizando nuestra salud.

Recomendaciones para lograr un mejor descanso

Por todo ello, entre las recomendaciones o tecnoconsejos que Gabriela Paoli hace para lograr un mejor descanso se encuentra, en primer lugar, no utilizar ningún tipo de dispositivo electrónico antes de irse a dormir.

No solo por la luz cian, luz fría que desprenden sino por la información que se puede recibir de ellos recibimos (audios, imágenes, vídeos, etc.).

“Todo eso, nos pueden alterar, y crear por ende, un cierto estado de ansiedad, preocupación, malestar y tensión.

Esto se da principalmente en los chats o grupos de WhatsApp. Pueden ser grandes plataformas de conflictos y malos entendidos y provocar largas conversaciones, discusiones, y tensiones.

Esto nos quitaría la tranquilidad necesaria para conciliar el sueño” comenta Paoli.

Por otro lado, Paoli recomienda que, si uno se despierta por la noche, no se aproveche para echar una mirada al móvil, “si ha entrado alguna notificación o whatapps te puede desvelar”. 

Asimismo, es muy positivo crear los propios rituales, hacer algo que nos tranquilice o relaje, como darse una ducha o beber alguna infusión.

En este punto, por ejemplo, sería conveniente volver a lo clásico: leer un libro, pintar, escuchar música o realizar alguna técnica de relajación.

En definitiva, la base es “controlar tu tiempo de ocio digital para poder funcionar correctamente al día siguiente”.

 
 
Gabriela Paoli Austerlitz
Sicologa General Sanitaria
Master en Pedagogia Terapeutica
Experta en Adicciones Tecnologicas