Novedades

12-04-2019

Herpes zóster

foto

Herpes zóster

aaa

Una puesta al día: diagnóstico y tratamiento 

Una enfermedad provocada por la reactivación del virus varicela zóster

El herpes zóster es causado por la reacción a una infección primaria por el virus varicela zóster. Después de una infección primaria, el virus permanece inactivo en la raíz dorsal o en el ganglio de un nervio craneano. Su reactivación causa dolor típico con distribución en dermatomas y erupción vesicular.

 

hzfig1

 

Erupción vesicular causada por herpes zóster

La varicela zóster (comúnmente conocida como varicela) y el herpes zóster (comúnmente conocido como culebrilla) son causados por el mismo virus del herpes.

La varicela aparece con la infección inicial y ocasiona una erupción generalizada, mientras que el herpes zoster ocurre después de la reactivación, años después, y los síntomas generalmente se localizan en un dermatoma específico.

¿Quién está en riesgo?

En EE. UU. más del 90% de los adultos evidencia serológica de infección primaria por el virus varicela zóster y, por lo tanto, están en riesgo de reactivación.

El riesgo de herpes zóster aumenta con la edad y con cualquier condición o tratamiento que causen inmunosupresión.

El herpes zóster no es estacional

Las mujeres tienen un riesgo mayor que los hombres, mientras que un estudio sugiere que las personas de raza negra tienen menos probabilidad de desarrollar herpes zóster que otras etnias. Los principales factores de riesgo para desarrollar herpes zóster se enumeran en el siguiente cuadro.

Factores de riesgo

Firmes 
Mayor de 50 años.

VIH: la incidencia de herpes zóster es hasta 15 veces mayor en las personas infectadas con el VIH que en los no infectados.

Otra inmunosupresión: por ej., uso crónico de corticosteroides, enfermedades malignas linfoproliferativas o quimioterapia.

Débil
Género: los estudios sugieren que las mujeres tienen mayor riesgo de desarrollar herpes zóster que los hombres.

Origen étnico blanco: un estudio sugiere que las personas de raza negra son sustancialmente menos propensos que los de raza blanca a desarrollar herpes zóster.

 

No está claro si la mayor exposición a los niños brinda alguna protección. En EE. UU. estudios recientes mostraron un aumento de la incidencia del herpes zóster, tanto antes como después del programa de vacunación (varicela).

La incidencia también  aumentó en Canadá, Reino Unido y Japón, donde no existen programas de vacunación contra la varicela.

 

¿Cómo se presenta típicamente el herpes zóster?

El herpes zóster se caracteriza por un período prodrómico con dolor ardiente durante 2-3 días, seguido de una erupción vesicular que sigue la distribución del dermatoma del ganglio infectado. En las personas inmunocompetentes, la infección suele afectar a un solo dermatoma.

Los dermatomas más afectados son T1 a L2

En general, se ven afectadas las neuronas sensitivas, pero el 5 al 15% de los pacientes tienen afectada la neurona motora. El dolor suele durar de 2-3 días (hasta más de 1 semana) antes de la aparición de una erupción.

El dolor puede ser constante o intermitente, de carácter quemante, punzante o palpitante. Puede ser lo suficientemente intenso como para interferir con el sueño y la calidad de vida. El dolor post-herpético persistente es una complicación común de la enfermedad.

La erupción es inicialmente eritematosa, con una base macular, seguida rápidamente por la aparición de vesículas en 1-2 días Las lesiones tienden a agruparse a lo largo de las ramas del nervio sensitivo cutáneo.

El sello distintivo de una erupción por herpes zóster es que no cruza la línea media, como pueden hacerlo otras erupciones. La distribución dermatómica es específica del herpes zóster.

La formación de pústulas en las vesículas comienza a la semana del inicio de la erupción, seguida de 3-5 días de ulceración y costras.

Figura  2

hz2

Erupción por herpes zóster distribuida en un dermatoma

La presencia de pocas lesiones cutáneas primarias fuera del dermatoma adyacente no es inusual. La curación ocurre a las 2-4 semanas, y con frecuencia resulta en la cicatrización y pigmentación permanente de la zona afectada.

Casi el 20% de los pacientes presenta síntomas sistémicos como fiebre, cefalea, malestar o fatiga. En raras ocasiones, el dolor puede ocurrir sin erupción (zóster sine herpete).

El herpes zóster casi siempre se puede diagnosticar clínicamente pero las pruebas de diagnóstico confirmatorias pueden ser necesarias para diferenciar el herpes zóster genital del herpes simple (reacción en cadena de la polimerasa, PCR, de las muestras de las lesiones), o para diagnosticar el herpes zóster en pacientes con dolor típico pero sin erupción (PCR en sangre).

Pruebas posibles para el herpes zóster

PCR. Es la prueba más sensible y específica. Detecta el ADN en fluidos y tejidos.

Inmunohistoquímica. Para detectar la glicoproteína viral, se raspan las células de la base de una lesión y se tiñen con fluoresceína conjugada con anticuerpos monoclonales. Esta prueba es más sensible que el cultivo viral.

Cultivo viral a partir de líquido vesicular. Esta prueba es menos sensible que la inmunofluorescencia, debido a la labilidad del virus.

En el siguiente cuadro se exponen los posibles diagnósticos diferenciales.

Diagnóstico diferencial

Erupción
 • Dermatitis de contacto: erupción o irritación localizada de la piel causada por el contacto con una sustancia extraña. El dolor y la erupción usualmente ocurren simultáneamente

 • Herpes simple: vesículas agrupadas sin distribución en un dermatoma, a menudo precedidas de prurito y dolor. Las lesiones más comunes son las orales y las genitales.

Dolor
 • Colecistitis: dolor en el hipocondrio derecho

 • Apendicitis aguda: dolor en la fosa ilíaca derecha

 • Cálculos renales: dolor cólico severo e incapacidad para permanecer quieto; dolor en el flanco durante el examen

 • Herpes zoster ophthalmicus

 • Queratitis ulcerosa: dolor y enrojecimiento en el ojo afectado, con cambios visuales dependientes de la localización de la úlcera.

 • Glaucoma agudo de ángulo cerrado: dolor periorbital, visión borrosa y cefalea.

 • Neuralgia del trigémino: intenso, punzante, shock eléctrico como dolor en áreas faciales inervadas por el nervio trigémino.

 

¿Cuáles son las complicaciones?

La complicación más frecuente del herpes zóster es la neuralgia post-herpética, es decir, el dolor que persiste mucho más allá de la curación cutánea. Dependiendo de la definición de neuralgia post-herpética,(el número de días de dolor persistente después del inicio de la erupción), el riesgo varía del 5% al 32% y aumenta en los pacientes añosos.

La duración del dolor también varía y puede extenderse por años, aunque por lo general se resuelve dentro de los 6 meses. Las personas >70 años están en riesgo de dolor más persistente.

Las complicaciones oculares son comunes y ocurren cuando el virus infecta la rama oftálmica del nervio trigémino. Si no se trata, la infección puede causar conjuntivitis, queratitis, ulceración corneal, iridociclitis, glaucoma y ceguera.

Otras complicaciones son las sobreinfecciones bacterianas (1,1%), la parálisis de los nervios periféricos (1,8%), la pérdida de la sensibilidad (1,8%), la encefalitis y el herpes zóster diseminado (1,7%). El herpes zóster rara vez es mortal en los pacientes inmunocompetentes, pero puede serlo en las personas inmunocomprometidos.

¿Es contagioso?

Los pacientes pueden transmitir el virus a las personas que no habían tenido varicela, a través de los fluidos de las lesiones, por lo que se debe evitar el contacto corporal directo.

Las lesiones que generalmente no están cubiertas deben cubrirse, por lo que la ropa puede disminuir la transmisión. Las personas inmunocomprometidas pueden eliminar el virus de las lesiones y las vías respiratorias.

¿Cuándo están indicados los antivirales?

El herpes zóster suele ser autolimitado, pero hay que considerar los antivirales en todos los pacientes, especialmente aquellos que tienen una enfermedad grave, son >50 años, están inmunocomprometidos o tienen signos de afectación del trigémino.

El tratamiento suele ser de 7 días (o de 10 días para pacientes con compromiso ocular) especialmente cuando se utilizan antivirales orales como aciclovir, famciclovir y valaciclovir.

El tratamiento es más efectivo cuando se inicia dentro de las 72 horas del inicio de la erupción.

Una opción para pacientes que no toleran la vía oral es el aciclovir intravenoso.  No se recomiendan los antivirales tópicos. El tratamiento ayuda a reducir la replicación viral, detener la formación de lesiones nuevas, controlar el dolor, prevenir las complicaciones oculares, y reducir el riesgo de neuralgia post-herpética.

Se debe aconsejar a los pacientes que mantengan la erupción limpia y seca para reducir el riesgo de sobreinfección bacteriana. Por lo tanto, los pacientes deben evitar los antibióticos tópicos o usar apósitos con adhesivo que pueden causar irritación y retrasar la curación de la erupción.

¿Qué antiviral prescribir?

Se ha demostrado que el famciclovir, el valaciclovir y el aciclovir son superiores al placebo para reducir la cantidad de tiempo hasta el cese completo del dolor. Los estudios no informan diferencias entre el famciclovir y el valaciclovir en los puntos finales cutáneos y el dolor.

El tratamiento del herpes zóster durante el embarazo es el mismo que para cualquier otro paciente con dicha condición. Entre los antivirales, el aciclovir ha sido el más estudiado en las embarazadas y es el más utilizado.

¿A quién se debe derivar?

Personas inmunocomprometidas

El herpes zóster es común y muchas veces es más complicado en las personas inmunocomprometidas, quienes deben ser derivados a la atención secundaria. El principal objetivo del tratamiento es reducir la incidencia de la diseminación cutánea y visceral, que puede llevar a complicaciones que amenazan la vida.

Los pacientes inmunocomprometidos requieren una pronta terapia antiviral dentro de la semana del inicio de la erupción o en cualquier momento, antes de que se complete la formación de costras. Tratar la enfermedad localizada con valaciclovir oral, famciclovir o aciclovir, con estrecho seguimiento ambulatorio.

Reservar el aciclovir intravenoso para los pacientes con infección diseminada, afectación oftalmológica, inmunosupresión severa o incapacidad para tomar medicamentos por vía oral.

Personas con afectación ocular (herpes zóster oftálmico).

Los pacientes con manifestaciones oculares requieren una pronta derivación al oftalmólogo e iniciar el tratamiento antiviral tan pronto como sea posible, antes de la derivación.

Administrar aciclovir, famciclovir o valaciclovir durante 7-10 días, comenzando preferentemente dentro de las 72 horas posteriores al inicio de la erupción. Indicar ungüento lubricante para los ojos a los pacientes con alteración del reflejo parpebral, para evitar daños en el epitelio corneano.

Otros tratamientos incluyen analgesia, antibiótico, ungüento oftálmico para proteger la superficie ocular y corticosteroides tópicos.

¿Cómo se debe abordar la analgesia?

Dolor herpético agudo

Para el dolor leve, son apropiados los analgésicos como el paracetamol o el ibuprofeno. Para el dolor intenso, se puede recurrir a los analgésicos opioides. La lidocaína tópica y los bloqueos nerviosos también son efectivos.

En las lesiones abiertas se pueden usar lociones con calamina para reducir el dolor y el prurito. Advertir a los pacientes sobre la posibilidad de dolor post-herpético y ofrecer consejos sobre cómo manejar psicológicamente el dolor crónico (por ej., técnicas de relajación y asesoramiento). Si el dolor interfiere con la vida diaria, derivar a un especialista en el manejo del dolor

Dolor post-herpético

Tratar el dolor leve a moderado con antiinflamatorios no esteroides o paracetamol, solos o en combinación con una analgésicos opioide débil, como la codeína o el tramadol.

La capsaicina tópica también puede aliviar el dolor. Los pacientes con dolor moderado a severo deben usar analgésicos opioides más fuertes, como la oxicodona o la morfina.

Cuando estos tratamientos son ineficaces, ofrecer un tratamiento con antidepresivos tricíclicos, como la amitriptilina o un anticonvulsivante como la gabapentina o la pregabalina.

Un metaanálisis no mostró diferencia en el alivio del dolor entre la gabapentina y los antidepresivos tricíclicos.

Para quienes no toleran los opioides, puede usarse una combinación de anticonvulsivantes y antidepresivos tricíclicos o corticosteroides.

¿Cuáles son las últimas vacunas recomendaciones?

Existen 2 vacunas autorizadas para la prevención del herpes zóster y la neuralgia post-herpética en adultos mayores: Zostavax, una vacuna de virus vivo atenuado y Shingrix, una vacuna de subunidad recombinante. Zostavax todavía se recomienda en el Reino Unido para los adultos de 70 a 79 años.

En EEUU se recomienda Shingrix para adultos ≥50 años. Shingrix está indicado a pesar de la existencia de episodios de herpes zóster previos o de haber recibo Zostavax.

La guía actualizada de EE. UU. todavía incluye al Zostavax como una opción para adultos ≥60 años, pero explícitamente establece que prefiere Shingrix.

¿Cuál es la diferencia entre Zostavax y Shingrix?

Zostavax es una preparación liofilizada o seca congelada del virus varicela zóster vivo atenuado. La vacuna se administra en una sola dosis subcutánea y puede reducir el riesgo de herpes zóster en un 51%, con una duración media de 3,13 años después de la vacunación; reduce la neuralgia post-herpética en un 67% y la carga total de la enfermedad en un 61%.

Esta vacuna viva está contraindicada en las personas inmunodeprimidas graves, mujeres embarazadas y niños. Zostavax se vuelve menos efectiva con la edad, y la eficacia desaparece completamente aproximadamente a los 10 años después de la vacunación.

Shingrix es una vacuna de subunidad recombinante que contiene el sistema adyuvante AS01B y el antígeno glicoproteína E del virus de la varicela zóster. Requiere 2 dosis intramusculares con 2 a 6 meses de diferencia, y tiene una eficacia mucho mayor que Zostavax, ya que reduce la infección por herpes zóster en un 97%.

Los primeros estudios muestran que una sola dosis no produce una respuesta inmunológica satisfactoria, por lo que es importante recibir ambas dosis.

A diferencia de Zostavax, la eficacia de Shingrix es elevada, incluso para las personas pacientes >70 años. La protección disminuye ligeramente 4 años después de la vacunación y se desconoce la eficacia a largo plazo.

Shingrix no es una vacuna viva, por lo que en teoría debería ser segura para los pacientes inmunocomprometidos, pero el Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP) aún no ha hecho recomendaciones para vacunar a este grupo. El comité espera más datos del fabricante.

Shingrix causa más reacciones en el sitio de la inyección que Zostavax. Las reacciones sistémicas de grado 3 provocadas por la vacuna, definidas como los síntomas que impiden las actividades cotidianas normales, son más frecuentes después de la segunda dosis que después de la primera.

Shingrix es segura y efectiva en los pacientes previamente vacunados con Zostavax. Puede administrarse de forma segura al mismo tiempo que la vacuna contra la influenza.

Zostavax se administra en una sola dosis por vía subcutánea, y Shingrix en 2 dosis por vía intramuscular.

Phuc Le, Michael Rothberg BMJ 2019;364:k5095 

Referencias bibliográficas

1 Gnann JWJr, Whitley RJ. Clinical practice. Herpes zoster. N Engl J Med 2002;347:340-6.10.1056/NEJMcp013211 12151472

2 Kawai K, Gebremeskel BG, Acosta CJ. Systematic review of incidence and complications of herpes zoster: towards a global perspective. BMJ Open 2014;4:e004833.10.1136/bmjopen-2014-004833 24916088

3 Donahue JG, Choo PW, Manson JE, Platt R. The incidence of herpes zoster. Arch Intern Med 1995;155:1605-9. 10.1001/archinte.1995.00430150071008 7618983ç

4 Insinga RP, Itzler RF, Pellissier JM, Saddier P, Nikas AA. The incidence of herpes zoster in a United States administrative database. J Gen Intern Med 2005;20:748-53.10.1111/j.1525-1497.2005.0150.x 16050886

5 Choo PW, Donahue JG, Manson JE, Platt R. The epidemiology of varicella and its complications. J Infect Dis 1995;172:706-12. 10.1093/infdis/172.3.706 7658062

6 Yanni EA, Ferreira G, Guennec M, etal . Burden of herpes zoster in 16 selected immunocompromised populations in England: a cohort study in the Clinical Practice Research Datalink 2000-2012. BMJ Open 2018;8:e020528.10.1136/bmjopen-2017-020528 29880565

7 Fleming DM, Cross KW, Cobb WA, Chapman RS. Gender difference in the incidence of shingles. Epidemiol Infect 2004;132:1-5. 10.1017/S0950268803001523 149795828 Schmader K, George LK, Burchett BM, Pieper CF, Hamilton JD. Racial differences in the occurrence of herpes zoster. J Infect Dis 1995;171:701-4.10.1093/infdis/171.3.701 7876622

9 Buchbinder SP, Katz MH, Hessol NA, etal . Herpes zoster and human immunodeficiency virus infection. J Infect Dis 1992;166:1153-6. 10.1093/infdis/166.5.1153 1308664

10 Alliegro MB, Dorrucci M, Pezzotti P, etal. Herpes zoster and progression to AIDS in a cohort of individuals who seroconverted to human immunodeficiency virus. Italian HIV Seroconversion Study. Clin Infect Dis 1996;23:990-5. 10.1093/clinids/23.5.990 8922791

11 Glesby MJ, Moore RD, Chaisson RE. Clinical spectrum of herpes zoster in adults infected with human immunodeficiency virus. Clin Infect Dis 1995;21:370-5.10.1093/clinids/21.2.370 8562746

12 Gupta G, Lautenbach E, Lewis JD. Incidence and risk factors for herpes zoster among patients with inflammatory bowel disease. Clin Gastroenterol Hepatol 2006;4:1483-90.10.1016/j.cgh.2006.09.019 17162240

13 Smith JB, Fenske NA. Herpes zoster and internal malignancy. South Med J 1995;88:1089-92. 10.1097/00007611-199511000-00001 7481976

14 Brisson M, Gay NJ, Edmunds WJ, Andrews NJ. Exposure to varicella boosts immunity to herpes-zoster: implications for mass vaccination against chickenpox. Vaccine 2002;20:2500-7. 10.1016/S0264-410X(02)00180-9 12057605

15 Kawai K, Yawn BP, Wollan P, Harpaz R. ncreasing incidence of herpes zoster over a 60-year period from a population-based study. Clin Infect Dis 2016;63:221-6.10.1093/cid/ciw296 27161774

16 Hales CM, Harpaz R, Joesoef MR, Bialek SR. Examination of links between herpes zoster incidence and childhood varicella vaccination. Ann Intern Med 2013;159:739-45.10.7326/0003-4819-159-11-201312030-00006 24297190

17 Russell ML, Schopflocher DP, Svenson L, Virani SN. Secular trends in the epidemiology of shingles in Alberta. Epidemiol Infect 2007;135:908-13.10.1017/S0950268807007893 17291380.

18 Brisson M, Edmunds WJ, Law B, etal . Epidemiology of varicella zoster virus infection in Canada and the United Kingdom. Epidemiol Infect 2001;127:305-14.10.1017/S0950268801005921 11693508

19 Toyama N, Shiraki KSociety of the Miyazaki Prefecture Dermatologists. Epidemiology of herpes zoster and its relationship to varicella in Japan: A 10-year survey of 48,388 herpes zoster cases in Miyazaki prefecture. J Med Virol 2009;81:2053-8.10.1002/jmv.21599 19856466

20 Schmader K. Herpes zoster in older adults. Clin Infect Dis 2001;32:1481-6.10.1086/320169 11317250

21 Dworkin RH, Johnson RW, Breuer J, etal . Recommendations for the management of herpes zoster. Clin Infect Dis 2007;44(Suppl 1):S1-26. 10.1086/510206 17143845

22 Katz J, Cooper EM, Walther RR, Sweeney EW, Dworkin RH. Acute pain in herpes zoster and its impact on health-related quality of life. Clin Infect Dis 2004;39:342-8.10.1086/421942 15307000

23 Roxas M. Herpes zoster and postherpetic neuralgia: diagnosis and therapeutic considerations. Altern Med Rev 2006;11:102-13.16813460

24 Gilden DH, Wright RR, Schneck SA, Gwaltney JMJr, Mahalingam R. Zoster sine herpete, a clinical variant. Ann Neurol 1994;35:530-3. 10.1002/ana.410350505 8179298

25 Gilden DH, Kleinschmidt-DeMasters BK, LaGuardia JJ, Mahalingam R, Cohrs RJ. Neurologic complications of the reactivation of varicella-zoster virus. N Engl J Med 2000;342:635-45. 10.1056/NEJM200003023420906 10699164

26 Dahl H, Marcoccia J, Linde A. Antigen detection: the method of choice in comparison with virus isolation and serology for laboratory diagnosis of herpes zoster in human immunodeficiency virus-infected patients. J Clin Microbiol 1997;35:347-9.9003593

27 Sauerbrei A, Eichhorn U, Schacke M, Wutzler P. Laboratory diagnosis of herpes zoster. J Clin Virol 1999;14:31-6. 10.1016/S1386-6532(99)00042-6 10548128

28 Opstelten W, Zaal MJ. Managing ophthalmic herpes zoster in primary care. BMJ 2005;331:147-51. 10.1136/bmj.331.7509.147 16020856

29 Harding SP, Lipton JR, Wells JC. Natural history of herpes zoster ophthalmicus: predictors of postherpetic neuralgia and ocular involvement. Br J Ophthalmol 1987;71:353-8.10.1136/bjo.71.5.353 3495293

30 Shaikh S, Ta CN. Evaluation and management of herpes zoster ophthalmicus. Am Fam Physician 2002;66:1723-30.12449270

31 Oxman MN, Levin MJ, Johnson GR, etal. Shingles Prevention Study Group. A vaccine to prevent herpes zoster and postherpetic neuralgia in older adults. N Engl J Med 2005;352:2271-84. 10.1056/NEJMoa051016 15930418

32 Tyring S, Barbarash RA, Nahlik JE, etal. Collaborative Famciclovir Herpes Zoster Study Group. Famciclovir for the treatment of acute herpes zoster: effects on acute disease and postherpetic neuralgia. A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Ann Intern Med 1995;123:89-96. 10.7326/0003-4819-123-2-199507150-00002 7778840

33 Beutner KR, Friedman DJ, Forszpaniak C, Andersen PL, Wood MJ. Valaciclovir compared with acyclovir for improved therapy for herpes zoster in immunocompetent adults. Antimicrob Agents Chemother 1995;39:1546-53. 10.1128/AAC.39.7.1546 7492102

34 Wood MJ, Kay R, Dworkin RH, Soong SJ, Whitley RJ. Oral acyclovir therapy accelerates pain resolution in patients with herpes zoster: a meta-analysis of placebo-controlled trials. Clin Infect Dis 1996;22:341-7. 10.1093/clinids/22.2.341 8838194

35 Jackson JL, Gibbons R, Meyer G, Inouye L. The effect of treating herpes zoster with oral acyclovir in preventing postherpetic neuralgia. A meta-analysis. Arch Intern Med 1997;157:909-12. 10.1001/archinte.1997.00440290095010 9129551

36 Tyring SK, Beutner KR, Tucker BA, AndersonWC, Crooks RJ. Antiviral therapy for herpes zoster: randomized, controlled clinical trial of valacyclovir and famciclovir therapy in immunocompetent patients 50 years and older. Arch Fam Med 2000;9:863-9.10.1001/archfami.9.9.863 11031393

37 Kumar V, Krone K, Mathieu A. Neuraxial and sympathetic blocks in herpes zoster and postherpetic neuralgia: an appraisal of current evidence. Reg Anesth Pain Med 2004;29:454-61.15372391

38 Wolff RF, Bala MM, Westwood M, Kessels AG, Kleijnen J. 5% lidocaine-medicated plaster vs other relevant interventions and placebo for post-herpetic neuralgia (PHN): a systematic review. Acta Neurol Scand 2011;123:295-309.10.1111/j.1600-0404.2010.01433.x 21039364

39 Wu CL, Marsh A, Dworkin RH. The role of sympathetic nerve blocks in herpes zoster and postherpetic neuralgia. Pain 2000;87:121-9. 10.1016/S0304-3959(00)00230-X 10924805

40 Rowbotham M, Harden N, Stacey B, Bernstein P, Magnus-Miller L. Gabapentin for the treatment of postherpetic neuralgia: a randomized controlled trial. JAMA 1998;280:1837-42.10.1001/jama.280.21.1837 9846778

41 Watson CP, Babul N. Efficacy of oxycodone in neuropathic pain: a randomized trial in postherpetic neuralgia. Neurology 1998;50:1837-41. 10.1212/WNL.50.6.1837 9633737

42 Bernstein JE, Korman NJ, Bickers DR, Dahl MV, Millikan LE. Topical capsaicin treatment of chronic postherpetic neuralgia. J Am Acad Dermatol 1989;21:265-70.10.1016/S0190-9622(89)70171-7 2768576

43 Galer BS, Rowbotham MC, Perander J, Friedman E. Topical lidocaine patch relieves postherpetic neuralgia more effectively than a vehicle topical patch: results of an enriched enrollment study. Pain 1999;80:533-8. 10.1016/S0304-3959(98)00244-9 10342414

44 Backonja M, Wallace MS, Blonsky ER, etal. NGX-4010 C116 Study Group. NGX-4010, a high-concentration capsaicin patch, for the treatment of postherpetic neuralgia: a randomised, double-blind study. Lancet Neurol 2008;7:1106-12.10.1016/S1474-4422(08)70228-X 18977178

45 Derry S, Rice AS, Cole P, Tan T, Moore RA. Topical capsaicin (high concentration) for chronic neuropathic pain in adults. Cochrane Database Syst Rev 2017;1:CD007393.28085183

46 Irving GA, Backonja MM, Dunteman E, etal. NGX-4010 C117 Study Group. A multicenter, randomized, double-blind, controlled study of NGX-4010, a high-concentration capsaicin patch, for the treatment of postherpetic neuralgia. Pain Med 2011;12:99-109.10.1111/j.1526-4637.2010.01004.x 21087403

47 Webster LR, Malan TP, Tuchman MM, Mollen MD, Tobias JK, Vanhove GF. A multicenter, randomized, double-blind, controlled dose finding study of NGX-4010, a high-concentration capsaicin patch, for the treatment of postherpetic neuralgia. J Pain 2010;11:972-82.10.1016/j.jpain.2010.01.270 20655809

48 Saarto T, Wiffen PJ. Antidepressants for neuropathic pain: a Cochrane review. J NeurolNeurosurg Psychiatry 2010;81:1372-3. 10.1136/jnnp.2008.144964 20543189ç

49 Roth T, van Seventer R, Murphy TK. The effect of pregabalin on pain-related sleep interference in diabetic peripheral neuropathy or postherpetic neuralgia: a review of nine clinical trials. Curr Med Res Opin 2010;26:2411-9.10.1185/03007995.2010.516142 20812792

50 Wiffen PJ, Derry S, Bell RF, etal . Gabapentin for chronic neuropathic pain in adults. Cochrane Database Syst Rev 2017;6:CD007938.28597471

51 Semel D, Murphy TK, Zlateva G, Cheung R, Emir B. Evaluation of the safety and efficacy of pregabalin in older patients with neuropathic pain: results from a pooled analysis of 11 clinical studies. BMC Fam Pract 2010;11:85. 10.1186/1471-2296-11-85 21054853

52 Chou R, Carson S, Chan BK. Gabapentin versus tricyclic antidepressants for diabetic neuropathy and post-herpetic neuralgia: discrepancies between direct and indirect meta-analyses of randomized controlled trials. J Gen Intern Med 2009;24:178-88.10.1007/s11606-008-0877-5 19089502

53 Dooling KL, Guo A, Patel M, etal . Recommendations of the advisory committee on immunization practices for use of herpes zoster vaccines. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2018;67:103-8. 10.15585/mmwr.mm6703a5 29370152

54 Kim DK, Riley LE, Hunter P. Advisory Committee on Immunisation practices recommended immunisation schedule for adults aged 19 years or older—United States, 2018. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2018;67:158-60. 10.15585/mmwr.mm6705e3 29420462

55 Morrison VA, Johnson GR, Schmader KE, etal. Shingles Prevention Study Group. Long-term persistence of zoster vaccine efficacy. Clin Infect Dis 2015;60:900-9.10.1093/cid/ciu918 25416754

56 Lal H, Cunningham AL, Godeaux O, etal. ZOE-50 Study Group. Efficacy of an adjuvanted herpes zoster subunit vaccine in older adults. N Engl J Med 2015;372:2087-96.10.1056/NEJMoa1501184 25916341

57 Tricco AC, Zarin W, Cardoso R, etal . Efficacy, effectiveness, and safety of herpes zoster vaccines in adults aged 50 and older: systematic review and network meta-analysis. BMJ 2018;363:k4029. 10.1136/bmj.k4029 30361202

58 Chlibek R, Smetana J, Pauksens K, etal . Safety and immunogenicity of three different formulations of an adjuvanted varicella-zoster virus subunit candidate vaccine in older adults: a phase II, randomized, controlled study. Vaccine 2014;32:1745-53.10.1016/j.vaccine.2014.01.019 24508036

59 Cunningham AL, Lal H, Kovac M, etal. ZOE-70 Study Group. Efficacy of the herpes zoster subunit vaccine in adults 70 years of age or older. N Engl J Med 2016;375:1019-32.10.1056/NEJMoa1603800 27626517

60 Grupping K, Campora L, Douha M, etal . Immunogenicity and safety of the HZ/su adjuvanted herpes zoster subunit vaccine in adults previously vaccinated with a live attenuated herpes zoster vaccine. J Infect Dis 2017;216:1343-51.10.1093/infdis/jix482 29029122

61 Schwarz TF, Aggarwal N, Moeckesch B, etal . Immunogenicity and safety of an adjuvanted herpes zoster subunit vaccine coadministered with seasonal influenza vaccine in adults aged 50 years or older. J Infect Dis 2017;216:1352-61. 10.1093/infdis/jix481 29029224

62 Shimabukuro TT, Miller ER, Strikas RA, etal . Notes from the field: vaccine administration errors involving recombinant zoster vaccine—United States, 2017-2018. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2018;67:585-6.10.15585/mmwr.mm6720a4 29795075

63 Le P. Which shingles vaccine for older adults?BMJ 2018;363:k4203.10.1136/bmj.k4203 30361204 Published