Novedades

02-11-2017

La incidencia de cáncer de hígado está aumentando en casi todas las regiones del mundo

foto

La incidencia de cáncer de hígado está aumentando en casi todas las regiones del mundo

 ca1

La incidencia de cáncer de hígado ha aumentado en los últimos 25 años en gran parte del mundo, pero la causa de esta enfermedad varía considerablemente dependiendo de la región geográfica y, en cierto grado, también de acuerdo con los ingresos.[1]

 

Estas son las conclusiones del estudio GBD (Global Burden of Disease, Carga Global de Enfermedad) 2015, que fue publicado en versión electrónica el 5 de octubre en JAMA Oncology.

 

El cáncer de hígado sigue siendo una importante carga para la salud pública a nivel mundial, fue la cuarta causa principal de muerte por cáncer en el año 2015.

 

"El cáncer de hígado fue la cuarta causa principal de muerte por cáncer en el año 2015, después de cáncer de pulmón, colorrectal y gástrico", informan los autores.

 

En cifras reales, hubo un total de 854.000 casos nuevos de cáncer hepático en todo el mundo en 2015, así como 810.000 muertes.

Esto se sumó a los 20'578.000 años de vida ajustados a discapacidad (AVAD) en todo el mundo.

 

Como explican los autores, 1 año de vida ajustado a discapacidad representa 1 año de vida saludable perdido.

 ca2

El estudio también señala que en los años 1990 y 2015 los nuevos casos de cáncer de hígado aumentaron 75%.

 

Además, "entre 1990 y 2015, los casos de cáncer de hígado, muertes, y años de vida ajustados a discapacidad, aumentaron para todos los grupos de causas a nivel mundial.

 

El máximo incremento en los nuevos casos se debió al virus de la hepatitis C (VHC), seguido del alcohol", observan los investigadores.

 

"La máxima carga de nuevos casos de cáncer de hígado, muertes, y años de vida ajustados a discapacidad, se observó en el Sudeste Asiático", informan.

 

El análisis exclusivo de los países con altos ingresos en la región Asia-Pacífico reveló que Japón tuvo 75% de nuevos casos de cáncer de hígado, de los cuales dos tercios se debieron a infección por virus de la hepatitis C.

 

Entre 1990 y 2015, las tasas de incidencia de cáncer hepático estandarizadas según edad también mostraron aumentos de más de 100% en muchos países con altos ingresos, entre ellos Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, y la mayor parte de los países europeos.

 

Por otra parte, las tasas de mortalidad estandarizadas según edad disminuyeron sustancialmente en las regiones del Sudeste Asiático y la parte occidental del África Subsahariana, donde las tasas de cáncer hepático generalmente han sido altas.

 

Por ejemplo, las tasas de mortalidad estandarizadas según edad en China descendieron un tercio entre 1990 y 2015, posiblemente por la disminución de la exposición a las aflatoxinas, y en cierto grado por los programas nacionales de vacunación contra el virus de la hepatitis B (VHB).

 

Las aflatoxinas son una familia de toxinas producidas por determinados hongos que se encuentran en cultivos agrícolas, como maíz, cacahuates, semilla de algodón, y frutos secos.

 

Diferencias por género

"Existen notables diferencias por género a nivel mundial para el cáncer hepático relacionado con virus de la hepatitis B y con alcohol", continúan los investigadores.

 

Por ejemplo, el virus de la hepatitis B produjo 203.000 casos de cáncer de hígado en los hombres en el año 2015, pero mucho menos de la mitad de ese número (70.000 casos) en las mujeres.

 ca3

A su vez, el alcohol produjo un número semejante de neoplasias malignas hepáticas en los hombres (204.000) en el mismo año, pero incluso menos que las que la infección por virus de la hepatitis B produjo en las mujeres, solo 45.000 casos, también en 2015.

 

"La contribución de las diferentes causas al total de muertes por cáncer de hígado varía notablemente entre países y regiones", escriben los autores.

 

En general, el virus de la hepatitis B y el alcohol fueron las causas más frecuentes de muerte por cáncer de hígado en 2015, ocasionando 33% y 30%, respectivamente, de la mortalidad global por la enfermedad.

 

La infección por virus de la hepatitis C produjo 21% de las muertes por cáncer de hígado en el mismo año, en tanto que 16% de las muertes se debió a otras causas.

 

Sin embargo, la causa de muerte por cáncer del hígado varió significativamente para las diferentes regiones geográficas.

 

Por ejemplo, la infección por cáncer por virus de la hepatitis B tuvo menos probabilidades de causar muerte por cáncer hepático en regiones como el sur de Latinoamérica, y más probabilidades de causar muerte en el África Sahariana Occidental, y en los países de la zona andina de Latinoamérica.

 

La infección por virus de la hepatitis C, a su vez, fue la causa menos frecuente por cáncer de hígado en el Sudeste Asiático, pero la más común de muerte por cáncer hepático en los países con altos ingresos en la región Asia-Pacífico.

 

Sin que resulte sorprendente, quizá el alcohol contribuyó en menor grado a las muertes por cáncer de hígado en Norteamérica y en Medio Oriente, pero fue el factor más importante que contribuyó a la muerte por cáncer en Europa Oriental, donde produjo más de la mitad de todas las muertes por la enfermedad en el año 2015.

 

El alcohol también fue el principal factor causante de la mortalidad por cáncer de hígado en Belarús.

 ca4

"Nuestros resultados demuestran que la mayoría de los casos de cáncer de hígado puede evitarse a través de la vacunación, el tratamiento antiviral, las transfusiones de sangre, y los procedimientos de inyección seguros, así como con intervenciones para reducir el consumo excesivo de alcohol", afirman los investigadores.

 

El hecho de que el cáncer hepático producido por el virus de la hepatitis B habría disminuido si la población se hubiera mantenido igual entre 1990 y 2015, parece indicar que la vacunación global contra la infección por virus de la hepatitis B está comenzando a tener éxito.

 

De hecho, "presuponiendo que continúen las actuales tendencias en la vacunación contra virus de la hepatitis B, entre 2020 y 2050, se estima que el número de nuevas infecciones por virus de la hepatitis B descenderá 70%", señalan los autores del estudio.

 

El incremento general en las tasas de incidencia de cáncer hepático ocasionado por la infección por virus de la hepatitis C también resalta la importancia de la prevención y la necesidad de hacer más asequibles los medicamentos antivirales para virus de la hepatitis C, a fin de controlar la infección cuando se presenta.

 

 

Dra. Christina Fitzmaurice, maestra en salud pública, de la University of Washington, en Seattle, Estados Unidos, y sus colaboradores.