Novedades

11-10-2017

El consumo moderado de pescado puede reducir el riesgo de depresión

foto

El consumo moderado de pescado puede reducir el riesgo de depresión

 p1_1

El consumo moderado de pescado puede reducir el riesgo de presentar trastorno depresivo mayor (TDM), al menos en individuos de edad avanzada que viven en un área conocida por su alta ingesta de pescado, señala una nueva investigación publicada en Translational Psychiatry.[1]

 

Un estudio de cohortes de adultos de edad avanzada en Japón demostró que quienes se encontraban en el tercer cuartil para la ingesta de pescado (111,1 g/día) tenían un riesgo significativamente más bajo de presentar trastorno depresivo mayor, que el de aquellos en el cuartil más bajo (57,2 g/día).

 

Después del ajuste para trastornos como accidente cerebrovascular, diabetes, infarto de miocardio y cáncer, el odds ratio (OR) todavía fue significativo.

 

Sin embargo, no hubo una relación significativa con el riesgo de depresión para los participantes ubicados en el cuarto cuartil más alto de la ingesta de pescado (152,6 g/día, OR: 0,75), lo que señala que hubo un “efecto en forma de J invertida”.

 p2_1

El Dr. Matsuoka expreso que le sorprendía la relación no lineal que encontraron los investigadores, “pensé que el riesgo de depresión de las personas que consumen pescado disminuiría de manera más gradual”.

 

No obstante, el autor destacó que los resultados demuestran que consumir 100 g de pescado cada día puede proteger la salud mental.

 

¿Implicaciones para la prevención de la depresión?

“El análisis sistemático de estudios observacionales ha revelado que el consumo de pescado y los niveles de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (PUFA n-3), como el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), se relacionaron con la disminución del riesgo de depresión”, indican los investigadores, añadiendo que previamente se ha señalado una relación en forma de J inversa.

 

“Sin embargo, la evidencia derivada de poblaciones con alto consumo de pescado es escasa, y en ningún estudio se ha utilizado un diagnóstico de trastorno depresivo mayor estándar establecido por un psiquiatra”.

 

El consumo de pescado o ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en Japón es tres a cuatro veces mayor que en los países occidentales.

 

La información obtenida de este estudio “será útil para prevenir el trastorno depresivo mayor en Japón, lo mismo que en otros países con poblaciones que consumen pescado”, informan los investigadores.

 p3_1

En el análisis se valoró a 1.181 participantes en el estudio prospectivo con sede en el Centro de Salud Pública de Japón, que comenzó el reclutamiento en 1990.

 

Estos individuos (58,4% mujeres) tenían entre 63 y 82 años (media de edad: 73 años); respondieron a dos cuestionarios de frecuencia de alimentos, y se sometieron a examen de la salud mental.

 

Dr. Yutaka J. Matsuoka, PhD, autor principal y jefe de la División de Investigación de Atención a la Salud, en el Centro para Ciencia de Salud Pública, del Centro Nacional de Cáncer, en Tokio, Japón.