Novedades

11-10-2017

La hipermagnesemia y la hipomagnesemia se relacionan con riesgo de demencia

foto

La hipermagnesemia y la hipomagnesemia se relacionan con riesgo de demencia

 m1

Los extremos en las concentraciones de magnesio sérico se relacionan con riesgo de demencia, lo que sugiere una relación en forma de U, de acuerdo a una nueva investigación publicada en Neurology.

 

Un nuevo análisis de más de 9.500 participantes sin demencia al inicio en el estudio de Róterdam (actualmente en curso), demostró que aquellos que tenían magnesio en concentraciones bajas (≤ 0,79 mmol/l) y altas (≥ 0,90 mmol/l) tuvieron un incremento significativo en el riesgo de demencia en una evaluación de seguimiento a 8 años.

 

La Dra. Brenda C.T. Kieboom, autora principal, del Departamento de Epidemiología, en el Erasmus Medical Center, en Róterdam, Países Bajos, dijo que los investigadores esperaban encontrar una relación lineal, de manera que les sorprendió un poco encontrar que una alta concentración plasmática de magnesio se relacionaba con el riesgo de demencia.

 

"Se ha observado este riesgo antes, en uno de los estudios de casos y controles; sin embargo, no tenemos una explicación biológica con respecto a cómo funcionaría esto", dijo la Dra. Kieboom .Asimismo, añadió que las bajas concentraciones son muy preocupantes.

 

"Puesto que las concentraciones de magnesio no se determinan sistemáticamente en la práctica clínica cotidiana, nuestro mensaje fundamental es considerar la determinación de estas concentraciones en pacientes con riesgo de hipomagnesemia", añadió.

 

Esto incluye a los que están consumiendo inhibidores de la bomba de protones o diuréticos, y aquellos con una dieta baja en verduras, frutos secos y granos enteros, "ya que estos alimentos son ricos en magnesio".

 

Sin embargo, advirtió que los hallazgos no demuestran una relación causal entre las bajas concentraciones séricas de magnesio y el riesgo de demencia. "Para esto, nuestro estudio necesita ser replicado".

 m2

Datos limitados

La Dra. Kieboom hizo notar que datos experimentales previos han demostrado que "el magnesio podría tener un efecto protector en el aprendizaje en ratas con demencia".

 

Al igual que para seres humanos, hasta ahora los datos se han limitado a solo algunos pequeños estudios de casos y controles "que demuestran resultados conflictivos", más un pequeño estudio aleatorizado que demostró mejoras en la función ejecutiva y en la memoria de trabajo en participantes con trastorno cognitivo leve, informó.

 

"Así que queríamos estudiar si efectivamente las concentraciones de magnesio en suero se relacionan con el riesgo de demencia en personas sin demencia al inicio".

 

Para esto, los investigadores analizaron datos de 9.569 participantes sanos en el estudio de Róterdam (56,6% mujeres; media de edad: 64,9 años).

 

Todos habían dado muestras de sangre, las cuales fueron evaluadas por el Departamento de Química Clínica, en el Erasmus Medical Center utilizando un analizador de Roche Diagnostics.

 

Se efectuó seguimiento a los participantes durante una mediana de 7,8 años para determinar si desarrollaban demencia o no, con base en los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, 3ra edición revisada (DSM-III-R).

 

En ese momento, 823 de los individuos habían recibido un diagnóstico de demencia por todas las causas, y a 662 se les había diagnosticado enfermedad de Alzheimer.

 

Todos los participantes con las concentraciones séricas de magnesio más bajas (primer quintil) y aquellos con las concentraciones más altas (quinto quintil) se compararon con el tercer quintil de los participantes, quienes tuvieron concentraciones de magnesio de rango medio (0,84 a 0,85 mmol/l).

 

Después del ajuste para múltiples factores (incluyendo edad, género, nivel educativo, comorbilidades, índice de masa corporal, consumo de alcohol y antecedente de tabaquismo), las concentraciones séricas de magnesio, tanto bajas como altas, se vincularon significativamente a un aumento en el riesgo de demencia por todas las causas.

 

TABLA. Relación entre las concentraciones de magnesio y nuevos casos de demencia

Concentración sérica de magnesio

Hazard ratio (IC 95%)

Baja (≤ 0,79 mmol/l)

1,32 (1,02 - 1,69)

Alta (≥ 0,90 mmol/l)

1,30 (1,02 - 1,67)

 

La tasa de incidencia de demencia por 1.000 años-persona fue de 10,2 para el grupo con bajas concentraciones de magnesio (IC 95%: 8,7 - 11,9) y 11,4 para aquellos con altas concentraciones (IC 95%: 9,8 -13,2).

 

El análisis de sensibilidad también demostró una tendencia a un aumento en el riesgo de enfermedad de Alzheimer en los pacientes que estaban en el primer quintil de las concentraciones magnesio (HR: 1,28; IC 95%: 0,97 - 1,69) y aquellos del quinto quintil (HR: 1,21; IC 95%: 0,92 - 1,58).

 

Sin embargo, estas tasas no fueron estadísticamente significativas.

 

"Estos resultados deben confirmarse con estudios adicionales, pero son interesantes", sobre todo porque "las opciones de tratamiento y prevención actuales para la demencia son escasas", dijo la Dra. Kieboom en un comunicado.

 

Esta asociación entre el magnesio sérico y el riesgo de demencia "es más factible que tenga una forma de U en lugar de lineal," añaden los investigadores.

 

Hacen notar que una hipótesis de la relación puede incluir el "efecto directo del magnesio neuronal sobre la regulación del receptor de NMDA [N-metil-D-aspartato]", mientras que una segunda vía puede ser que el magnesio influya en el riesgo de demencia a través del estrés oxidativo.

 m3

"Parte de la conversación"

"Detectar el magnesio es importante desde el punto de vista mecanicista", dijo el Dr. Marwan N. Sabbagh, director de la División de Enfermedad de Alzheimer y Trastornos de la Memoria, en el Barrow Neurological Institute, en Phoenix, Estados Unidos, cuando se le pidió un comentario.

 

"Se han analizado las concentraciones plasmáticas y la correlación con el riesgo de enfermedad. Y estos datos se suman a un conjunto creciente de evidencias", dijo el Dr. Sabbagh, añadiendo que le impresionó la extensa serie de datos que se utilizó.

 

Al preguntarle si la medición de magnesio es algo que ahora debería ser considerado, dijo: "La determinación sérica del magnesio estará dentro de una amplia serie de cosas que será necesario considerar".

 

Los hallazgos actuales "no tendrán un valor por sí mismos" en relación con una herramienta diagnóstica.

 

Sin embargo, junto con la detección de los cocientes de tau y amiloide, el Dr. Sabbagh dijo que él añadiría la determinación de las concentraciones de magnesio en muestras de sangre "a un menú de cosas a explorar".

 

"A menudo buscamos diversas señales de biomarcador que se correlacionen con riesgo, y esta es una de muchas".

 

Los investigadores observaron que una limitación del estudio es que las concentraciones de magnesio en muestras de sangre no siempre representan la cantidad total de magnesio en el cuerpo.

 

El Dr. Sabbagh estuvo de acuerdo con esto y añadió que el magnesio es "bastante ubicuo" en una dieta normal.

 

"Así que todavía no sé si podamos extrapolar esto para cualquier recomendación de atención médica específica.

 

Pero nos advierte para preguntarnos: ¿Necesitamos vigilar nuestro consumo dietético de magnesio? Esto podría resultar a largo plazo en una posibilidad con base en esto", dijo.

 

"Creo que es prematuro y especulativo a este momento, pero puede volverse parte de la conversación".

 

El Rotterdam Study es respaldado por el Erasmus Medical Center y la Erasmus University Rotterdam, la Netherlands Organization for Scientific Research; la Netherlands Organization for Health Research and Development; el Research Institute for Disease in the Elderly; la Netherlands Genomics Initiative; el Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia; el Ministerio de Salud, Bienestar y Deportes, la Comisión Europea y el Ayuntamiento de Róterdam. Los autores del estudio y el Dr. Sabbagh han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.