Novedades

15-04-2017

La Leptina, una hormona interesante.

foto

La Leptina, una hormona interesante.

 leptina1

Hablaremos de la real batalla de los sexos. Es una que es real, que existe en nuestro mundo, y que nada tiene que ver con lo que solemos pensar al respecto. Esta batalla sólo tiene a un combatiente, y es una hormona.

 

Las mujeres lo notan cuando ven que les resulta mucho más difícil perder peso que a los hombres, y los hombres lo notan cuando, siguiendo la misma alimentación y estilo de vida que sus acompañantes (su esposa, su novia, su hermana, quien sea), ellos reducen tallas con una velocidad mucho más pronunciada.

 

Muchísimas personas piensan que es una cuestión de musculatura, una de las diferencias físicas más conocidas entre los sexos. Pero lo cierto es que toda tu capacidad de quemar grasas es dominada por una sola hormona…

 

El asunto es así: si tu cuerpo tiene mayores niveles de leptina, tu metabolismo está alto y tu cuerpo recibe la señal de quemar grasas. Contrariamente, si tus niveles de leptina son bajos, también lo estará tu metabolismo, y tu cuerpo recibirá la orden de almacenar grasas para poder subsistir.

 

El cuerpo femenino tiene naturalmente más cantidad de leptina que el de los hombres. Sin embargo, el cuerpo femenino tiene hasta tres veces menos respuesta a la leptina, una condición conocida como Resistencia a la Leptina. 

 leptina2

Así, aunque tengan niveles mayores de esta hormona, tienen menos actividad quemadora de grasas en relación a los hombres.

 

Puede que también lo hayas notado en la composición de nuestros cuerpos cuando estamos fuera de forma y tenemos sobrepeso: las barrigas de los hombres se ven firmes aunque abultadas, mientras que en el cuerpo femenino las grasas extra se ven blandas, colgantes, con una consistencia similar al requesón. 

 

 

Pero, al mismo tiempo, el cuerpo femenino también responde diferente a las dietas que el masculino. Es todo una cuestión de supervivencia y continuidad de la especie. 

 

Simplificando digamos que, al hacer dietas convencionales, de esas que están de moda o que hemos considerado como la “única” manera de hacer dieta durante tantas décadas, el cuerpo femenino reduce sus niveles de leptina dos veces más rápido que el de los hombres, y también en hasta el doble de cantidad. 

 leptina3_1

Entonces, no sólo quemas menos grasas, ¡sino que tu cuerpo recibe la orden de almacenar más de ella! Y adivina qué… esta también es la razón por la que las mujeres son tan susceptibles a los estancos en la pérdida de peso, y al temido efecto rebote en el que recuperan el peso que hayan logrado perder.

 

Así que allí lo tienes. La batalla de los sexos está fuera de nuestro control, al menos en su origen… ¡pero sí podemos crear un ambiente que haga que ese ‘enemigo’ sea nuestro ‘aliado! 

 

Recuerda: mediante una alimentación limpia, con la frecuencia correcta, y con una actividad física adecuada podrás controlar tus niveles de leptina, encender tus hornos quema-grasas naturales, y llenarte de energías.