Novedades

09-02-2017

La Principal Hormona Quema Grasas

foto

 

La Principal Hormona Quema Grasas 

Leptina1

La leptina recibe su nombre del griego “leptos”, que significa “delgado”.

En esencia es la hormona controladora de cada una de las demás hormonas relacionadas al control del peso corporal, y también de muchos sistemas, incluyendo la capacidad de quemar grasas en lo absoluto.

Cuando la leptina está feliz y bajo control, los sistemas quema grasas funcionan a todo vapor. Cuando la leptina está descontrolada y se siente menospreciada (como cuando tienes resistencia a la leptina), la pérdida de grasas es virtualmente imposible.

¿Alguna vez has probado dieta tras dieta, entrenamiento tras entrenamiento, y tu cuerpo parece no poder perder peso? 

leptina2

No culpes a la genética, no culpes a la industria alimenticia (si has comido limpio y con conciencia), y no te culpes a ti mismo ni a tu fuerza de voluntad: probablemente la responsable sea la leptina, o al menos así es en muchos casos, quizás incluso la mayoría.

Cómo Trabaja La Leptina

leptina3

Por decirlo en términos simples, digamos que para perder grasas tu cuerpo depende de dos cosas:

  • Tener altos niveles de leptina
  • Tener altos y activos “receptores” sensibles a la leptina

El problema está en que, cuando vives con niveles crónicamente altos de azúcar/glucosa en la sangre – o a la inversa: niveles crónicamente bajos – la leptina se hace ineficiente.

Por otro lado, el cuerpo se activa casi mecánicamente para asegurar nuestra subsistencia al lugar. 

Por eso, cuando no hay leptina en la sangre (o cuando trabaja ineficientemente), el cuerpo interpreta esta señal como una posible hambruna, elevando tu hambre, tus antojos, y propiciando el almacenamiento de grasas, simplemente para evitar morir de hambre.

Es por eso que, cuando sigues una dieta baja en grasas o baja en carbos (o cuando los eliminas por completo), pierdes algo de peso, algo de grasas, pero pronto llegas a un estanco.

LEPTINA4

Y es por eso que, en cuanto dejas de comer con estas dietas restrictivas, recuperas el peso perdido – es la manera en la que el cuerpo busca protegerse contra la inanición y la amenaza a su subsistencia.

La condición conocida como “resistencia a la insulina”, por su parte, se caracteriza por tener una mala comunicación interna.

Aunque la leptina está presente, y quizás en niveles altos, los receptores no logran interpretarla o enviar al cerebro la señal de su presencia. 

Nuevamente: si la mente piensa que no hay leptina, concluye que no hay alimentos ingresando al cuerpo, y se pone en un modo de protección automáticamente.

Por eso, controlar los niveles de leptina, llevar una alimentación completa (con carbos buenos y grasas saludables, siempre), es la manera de mantener feliz a la principal hormona quemadora de grasas de tu cuerpo. 

Será el fin del efecto rebote, de los estancos en la pérdida de peso, y de los frenos a la hora de formar músculos. Necesitas hacer de la leptina sea tu aliada.